Rafael Simancas
El diputado socialista Rafael Simancas. EFE

El exsecretario general de los socialistas madrileños Rafael Simancas asegura que la Dirección Nacional del PSOE estuvo "detrás de la dirección madrileña en todo momento y desde el primer instante" en que tuvo lugar el 'Tamayazo' que le impidió ser presidente de la Comunidad de Madrid en 2003, y asegura que el respaldo de José Luis Rodríguez Zapatero y de su Ejecutiva al PSM era "inequívoco e incuestionable" antes y después del 10 de junio.

Así se expresa Rafael Simancas en una entrevista con motivo del décimo aniversario del 'Tamayazo', la "maniobra" de dos diputados socialistas de la Asamblea de Madrid, Eduardo Tamayo y Teresa Sáez, que no se presentaron en la sesión constitutiva de la Cámara madrileña el 10 de junio de 2003 impidiendo el retorno de un Gobierno de izquierdas a la Puerta del Sol.

Preguntado por si considera que tuvo respaldo por parte de la Dirección Nacional del partido cuando estos dos 'Renovadores por la Base' frustraron su plan de conformar un nuevo Gobierno en la Comunidad, el ahora diputado nacional asegura que "la Dirección Federal del partido estuvo detrás de la dirección madrileña en todo momento, desde el primer instante".

La querella ante el se presentó a instancias de Zapatero"La querella ante el Tribunal Superior de Justicia se presenta a instancias de Zapatero", relata Simancas, que asegura que fue el expresidente quien habló con Gregorio Peces Barba para que ayudara a prepararla. "No tengo ninguna reserva. Me ayudaron en todo momento", asevera.

Sin embargo, sí se refiere a una conversación que tiene con el también exsecretario general del PSOE cuando la formación "accede al poder y Zapatero es presidente del Gobierno". En ese momento, prosigue Simancas, se plantean dos posibilidades: "por un lado, investigar desde las instancias oficiales lo ocurrido, cosa que era muy difícil porque había pasado casi un año y no había nuevas pruebas ni documentales ni testimoniales a poner encima de la mesa" y por otro, "volver a situar aquel asunto en un lugar central del escenario político".

Según explica Simancas, en aquella conversación Zapatero planteó "los inconvenientes que podía tener este hecho"; ya que si no se conseguía avanzar en el esclarecimiento de la verdad, se podía "conseguir tan solo hacer recordar a todo el mundo que estos dos elementos en su tiempo eran del PSOE" y que les habían traicionado.

Zapatero contó con el apoyo de Tamayo en el Congreso en el año 2000 "Por lo tanto, la utilidad de poner en el escenario central de la política española nuevamente este asunto podía ser limitada", asegura que le comentó Zapatero. Sin embargo, a renglón seguido afirma que "en ningún momento" interpretó de esas palabras "una falta de compromiso con el esclarecimiento de la verdad".

De hecho, se muestra "convencido" de que si hubiera habido "la más mínima posibilidad de esclarecer la verdad de manera efectiva", lo hubieran hecho.

"El respaldo de Zapatero y su Ejecutiva al PSM era absolutamente inequívoco, incuestionable, antes y después del 10 de junio de 2003", insiste preguntado por si cree que la decisión de no investigar puede deberse a que Zapatero contó con el apoyo de Tamayo en el Congreso del año 2000 cuando accedió a la Secretaría General del PSOE.

En este punto, añade que, además, estas personas formaban parte de las candidaturas y de la Dirección del PSM, si bien es verdad que a él no le apoyaron en el Congreso y "no tenía nada que ver con ellos".

IU, "impecable"

Por otro lado preguntado por el papel que jugó la expresidenta regional Esperanza Aguirre en el 'Tamayazo', Simancas asegura que no tiene "ni idea del papel de cada cual en aquella trama".

En cuanto a la participación de IU en lo sucedido, asegura que no tiene "la más mínima duda de que el comportamiento de la Dirección de IU en su momento, con Fausto Fernández a la cabeza, fue absolutamente impecable".

Sin embargo, sí se refiere a la información publicada hace unas semanas por el diario El Mundo, que relata  que el exparlamentario Jorge García Castaño afirma que el también exdiputado de su formación José Antonio Moral Santín le pidió que se abstuviera en la votación de la constitución de la Asamblea, como hicieron Tamayo y Sáez.

A este respecto, Simancas se limita a decir que no tiene esa información, pero apunta que el hecho de que "vuelva a aparecer el Consejo de Administración de Caja Madrid no deja de ser significativo". "No deja de ser inquietante por cuanto también estaba una vez más el entorno de (Miguel) Blesa de por medio", apostilla.

"El PSOE es más fuerte que todo esto"

Otra cosa es el efecto que tuvo este efecto en el PSOE. A su juicio, "el PSOE es más fuerte que todo esto". "Ha sufrido cárcel , ha sufrido exilio, ha sufrido persecución, ha sufrido fusilamientos... por lo tanto, el PSOE puede resistir reveses de las fuerzas más reaccionarias de este cariz y más", asegura para resaltar que "el PSOE se ha vuelto a levantar"  y mostrarse "convencido" de que en 2015 volverá a gobernar.

Es muy pronto para hablar de candidaturas Preguntado por la situación del Partido Socialista de Madrid que el mismo lideró y por si considera que su sucesor, Tomás Gómez,  ha conseguido dar estabilidad a la federación madrileña, Simancas apunta que "cada equipo al frente del PSM ha tenido que bregar con unas circunstancias diferentes y lo ha hecho conforme ha considerado más adecuado".

"Yo estoy convencido de que ahora ahora el PSOE está preparado para abordar la tarea de oposición que tiene por delante y está preparado para solicitar la confianza de ciudadanos en 2015 y gobernar la Comunidad de Madrid. Creo que Tomás Gómez está haciendo un buen trabajo con su equipo para conseguirlo", señala Simancas.

No obstante, considera que "es muy pronto para hablar de candidaturas" de cara a los comicios regionales de 2015 y señala que la decisión sobre el candidato socialista a la Comunidad de Madrid la "adoptará el partido democráticamente en su momento y tendrá que contar con la voluntad del secretario general". "Hay que escucharle a él y hay que escuchar al partido", remarca.

"Creo que la Dirección del partido en Madrid esta haciendo un buen trabajo merece confianza de ciudadanos y cuenta con toda mi confianza y respaldo para conseguir la meta que no pudimos conseguir hace diez años no por falta de votos sino  por la maniobra de unos indeseables", concluye el socialista.

Consulta aquí más noticias de Madrid.