La iniciativa del PP sobre Navarra, en la que pedía que no forme parte del precio político en una hipotética negociación entre el Gobierno y ETA, fue rechazada por la mayoría de los grupos en el Pleno del Congreso y sus portavoces tildaron al PP de oportunista y de pensar en clave electoral.

La proposición no de ley contó con el respaldo del PP, 133 votos, y la negativa del resto, 174, a excepción de CC, cuyos dos diputados presentes se abstuvieron. 

Rechazaba la constitución de una mesa multilateral que pudiera acordar un nuevo marco para Navarra

La propuesta debía haberse debatido el pasado día 12 como moción tras una interpelación urgente anterior al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, pero decayó al no estar presente en el momento de iniciarse el debate su defensor, Jaime Ignacio del Burgo.

Su inclusión en el orden del día del martes fue posible gracias a una acuerdo unánime adoptado por la mañana en la Junta de Portavoces de la Cámara Baja.

Tras decaer la moción la semana pasada, los grupos pactaron permitir en la Junta de Portavoces su incorporación a la sesión dentro del cupo de proposiciones no de ley del PP.

"La democracia no puede pagar ningún precio político"

La iniciativa pedía que la democracia no puede pagar precio político alguno por la paz, por la que instaba al Gobierno a admitir que "no está legitimado" a formular ninguna declaración política de reconocimiento de "una supuesta nación" denominada Euskal Herria, que incluya a Navarra.

Zapatero ha generado intranquilidad por su predisposición a ceder ante Batasuna

Rechazaba la constitución de una mesa multilateral que pudiera acordar un nuevo marco para Navarra, ya que la representación democrática de los navarros reside en las instituciones reconocidas por la Constitución, el Estatuto de Gernika y el Amejoramiento del Fuero y rechazaba cualquier propuesta encaminada a la "internacionalización del conflicto".

Negaba que los instrumentos de cooperación entre Navarra y el País Vasco previstos en las leyes puedan servir para establecer "ningún órgano común de cooperación universal que tenga facultades decisorias y funciones de representación" y animaba a impedir la presencia en las próximas elecciones municipales y autonómicas de cualquier candidatura que no haya condenado previamente el terrorismo.

Del Burgo consideró que los enunciados de su iniciativa no han sido desmentidos por el Gobierno y apreció que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "ha generado nuestra intranquilidad" por su predisposición a ceder ante algunos de los supuestos planteados por Batasuna, como la mesa de partidos o el reconocimiento de lo que decidan los vascos.