Evacuados sirios de Al Qusair
Miembros de la Cruz Roja de El Líbano atienden a heridos de la ciudad siria de Al Qusair, el 08 de junio de 2013. EFE/EPA/LUCIE PARSAGHIAN

Rebeldes islamistas han ejecutado a un adolescente de 15 años por "apostasía y blasfemia" frente a una multitud en la ciudad Siria de Aleppo, según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (SOHR, por sus siglas en inglés).

Se sabe que dijo: "Incluso aunque el profeta Mahoma volviera a la vida, yo no lo haría"

Activistas del SOHR han indicado que el joven fue capturado la noche del sábado mientras estaba trabajando en una cafetería ubicada en el barrio de Sad al Lawz por "blasfemar" durante una pelea que habían tenido horas antes.

Aunque se desconoce el contenido exacto de la pelea entre el adolescente y los rebeldes islamistas, se sabe que dijo: "Incluso aunque el profeta Mahoma volviera a la vida, yo no lo haría", ha detallado el SOHR en un comunicado.

Horas después de llevárselo, los rebeldes islamistas volvieron con el adolescente y, hablando en árabe clásico, sin acento sirio, subrayaron que la apostasía y la blasfemia son vicios terribles por lo que, advirtieron, todo el que incurra en ellos sufrirá el mismo destino.

Después de este discurso, los rebeldes islamistas dispararon dos veces con un rifle automático al adolescente, una en el cuello y otra en la cabeza, que estaba cubierta con una camiseta. El resto del cuerpo presentaba signos de tortura.

Los rebeldes islamistas ejecutaron al joven delante de una gran multitud, en la que se encontraban sus padres. Después, huyeron en un coche en dirección desconocida.

"El SOHR exige que los asesinos de este niño sean llevados ante la justicia", ha dicho, subrayando que "aunque la Corte de la 'Sharia' de Aleppo tiene una sede en este barrio, no hizo nada para evitar la ejecución".

Tropas de Al Asad dejan al menos 100 muertos

Por otro lado, las fuerzas leales al presidente sirio, Bashar al Asad, han matado a al menos un centenar de personas que estaban huyendo de la ciudad de Al Qusair, que cayó el pasado miércoles tras semanas de sitio y combates, según han revelado varios activistas a la agencia de noticias Reuters.

Al parecer, la mayoría han fallecido por disparos de ametralladoras y por los bombardeos de los últimos tres días, mientras intentaban cruzar a pie una carretera ubicada al este de Al Qusair para llegar a la zona rebelde.

El activista Hadi al Abdalá ha dicho que él es una de las miles de personas, entre civiles y combatientes rebeldes, que estaban de camino desde Al Qusair por la zona conocida como Husseiniya huyendo de las tropas gubernamentales.

"Llevábamos varios heridos en Al Qusair y ellos fueron los primeros en morir porque no pudieron escapar. Otros heridos fueron capturados, entre ellos un primo mío. Llamé a su teléfono móvil y me contestó un hombre diciendo que podía ir a recoger su cuerpo en pedazos", ha relatado.

Mohamad al Qusairi, otro activista, ha apuntado que el Ejército sirio estaba desplegado en tres zonas de la carretera para atacar a los que huían de Al Qusair. "Solo había un pequeño corredor para escapar, pero nos estaban esperando al final", ha denunciado.

"Quiero enviar el mensaje de que cualquiera que esté vinculado a esta ciudad será castigado", ha alertado a sus conciudadanos desde la ciudad turca de Ankara.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha ratificado esta versión, señalando que sus activistas han perdido durante dos días el contacto con los civiles procedentes de Al Qusair. "Se cree que han muerto por los bombardeos del régimen sirio", ha dicho en un comunicado.