España y Portugal
La hipotética unión de España y Portugal ha sido defendida por varios intelectuales a lo largo de la historia. ARCHIVO

Desde la ciudad lusa de Covilha ha nacido un movimiento ciudadano que propugna el "iberismo", una corriente política que defiende la aproximación entre España y Portugal y que en el actual contexto de crisis quiere presentarse como alternativa.

El Movimiento Partido Ibérico es idea de Paulo Goncalves, un técnico que trabaja en el sector del gas de 42 años, sin experiencia en cargos públicos ni afiliación a ningún partido, y que cree que ha llegado el momento de que ambos países "dejen de darse la espalda" para hacerse más fuertes "caminando juntos".

"Siempre he estado dándole vueltas, aunque decidí dar el paso en 2011, cuando Portugal pidió el rescate. Escuché en la radio que la Comisión Europea quería exigirnos un interés más alto que el propio Fondo Monetario Internacional a cambio de prestarnos dinero, y vi claro que con amigos como éstos, ¿quién necesita enemigos?", explica.

Una hipotética unión de los dos estados que conforman la Península Ibérica ha sido defendida a lo largo de la historia por varios intelectuales, el último de ellos el Nobel luso José Saramago, cuyas declaraciones sobre la integración de su país natal en un ente mayor llamado "Iberia" generaron gran polémica.

Mayor integración

Este proyecto, sin embargo, no aboga por una "fusión" entre ambos países, sino por una mayor integración, y surge como iniciativa ciudadana con el objetivo a medio plazo de convertirse en partido político.

De hecho, el propósito inicial de Paulo Goncalves es presentar candidatura en "dos o tres ciudades" portuguesas para las elecciones municipales de noviembre.

La vía utilizada para darse a conocer ha sido Internet, donde ya existían algunos foros especializados en "iberismo", y un año después de comenzar con su web, asegura que cuenta con el respaldo de cerca de 300 personas, aproximadamente la mitad españoles y la otra mitad portugueses.

Apuesta por que España y Portugal compartan ministeriosEn su "programa", apuesta por que España y Portugal compartan ministerios, lo que les permitiría unificar sus políticas, con la excepción de las áreas de Justicia, Interior y Defensa, en las que considera que cada uno debe mantener su independencia.

La creación de un banco central ibérico (capaz de emitir incluso una moneda común en caso de que el proyecto del euro fracase) o la adopción de políticas integrales para toda la Península de natalidad y fomento del turismo son otras de sus propuestas.

"No es utópico"

"Lo que defendemos no es utópico, si el presidente del Gobierno español o el primer ministro portugués me llamasen hoy podríamos implementar estas medidas mañana mismo", aseveró.

Sin embargo, el propio Goncalves reconoce que, tradicionalmente, la sociedad lusa se ha mostrado diametralmente contraria a cualquier aproximación oficial a España, mientras en el país vecino las reticencias "son menores" en su opinión.

El hecho de que Portugal haya luchado militarmente por defender su independencia en varias ocasiones para evitar ser anexionada es un factor que explica esa actitud, además del temor de perder representatividad debido al mayor tamaño de España, con cuatro veces más población y una economía seis veces mayor.

Los nacionalismos españoles

Del lado español, cree que el proyecto ibérico chocaría con la fuerza de las corrientes nacionalistas en varias comunidades autónomas, aunque para Goncalves, los independentistas "le están haciendo el trabajo sucio a quienes quieren debilitar a España, y una España débil también perjudica a Portugal".

Esto es lo que nos falta a los dos países, conocernos mejor para no tener miedoPara defender su posición compara la aproximación entre ambos países con un matrimonio.

"En una pareja hay dos personas diferentes, pero con un objetivo común. Para dar el paso, tiene que surgir el amor, se ha de aprender qué le gusta al otro", apunta.

"Esto es lo que nos falta a los dos países, conocernos mejor para no tener miedo; ahí está el origen de la desconfianza", sostiene Goncalves, lejos del popular refrán portugués: "De España, ni buen viento ni buen casamiento".

Encuesta

¿Crees en un proyecto común entre España y Portugal?

Sí, los dos países tienen una historia común y juntos serían más fuertes.
59,04 % (1642 votos)
No, sería una unión demasiado forzada de dos países soberanos.
21,65 % (602 votos)
Sólo si se trata de un proyecto de integración económica, en ningún caso política.
19,31 % (537 votos)