El Principado activa el plan de prevención de los efectos de altas temperaturas para el verano

La Dirección General de Salud Pública ha puesto en marcha el plan de prevención de los efectos sanitarios de las altas temperaturas, en coordinación con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Este plan, que se activa todos los veranos durante los meses de junio a septiembre, se puso en marcha por primera vez en 2004, como respuesta ante situaciones como la ola de calor sufrida en el año 2003.
Calor, buen tiempo, sol
Calor, buen tiempo, sol
EUROPA PRESS

La Dirección General de Salud Pública ha puesto en marcha el plan de prevención de los efectos sanitarios de las altas temperaturas, en coordinación con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Este plan, que se activa todos los veranos durante los meses de junio a septiembre, se puso en marcha por primera vez en 2004, como respuesta ante situaciones como la ola de calor sufrida en el año 2003.

Según ha informado el Principado a través de una nota de prensa, el objetivo de este plan que se activa en las mismas fechas en el conjunto del país es la prevención de daños a la salud provocados por el exceso de calor.

Se trata, en definitiva, de disminuir la morbilidad y la mortalidad asociada a temperaturas elevadas, ya que se ha observado que los periodos de tres o más días consecutivos de temperaturas sensiblemente altas y no habituales pueden ir acompañados de un exceso de mortalidad.

El plan estará vigente hasta el próximo día 15 de septiembre e incluye las actividades como la publicación de un informe semanal con las predicciones que se publicará en la web www.astursalud.es.

Los umbrales de temperaturas establecidos para nuestra Comunidad para este año son una temperatura máxima de 33 ºC y una mínima de 20 ºC. Esto supone que el riesgo para la salud aumentará cuando las temperaturas máximas pasen de 33 ºC y las mínimas de 20 ºC, simultáneamente.

En función del nivel de alerta, las autoridades sanitarias deberán tomar una serie de acciones preventivas con el fin de que las altas temperaturas provoquen el menor impacto posible sobre la salud de las personas, especialmente personas mayores, niños pequeños o personas que realicen actividad física o laboral intensa en días de mucho calor.

Paralelamente, desde el inicio de la campaña la Dirección General de Salud Pública irá enviando a los centros sanitarios, centros sociales, residencias públicas y asociaciones de personas mayores diferente documentación que incluyen recomendaciones sanitarias ante situaciones de altas temperaturas.

En estos ocho años de funcionamiento, solamente fue preciso activar una alerta sanitaria de nivel 1 por calor en el año 2006 durante tres días (16-18 de julio) por previsiones que superaban los umbrales establecidos para el día 18 de julio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento