Passos Coelho cree que finalizará la legislatura aun con la "tensión" interna de su socio de Gobierno

  • El primer ministro portugués cree que las disensiones con los democristianos no afectarán a su estabilidad en el cargo.
  • Passos necesita el apoyo del CDS-PP para mantener su mayoría absoluta.
  • Sin embargo, voces importantes de este partido rechazan los recortes.
Pedro Passos Coelho, primer ministro de Portugal.
Pedro Passos Coelho, primer ministro de Portugal.
EFE

El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, está convencido de que cumplirá su legislatura y de que las divergencias con su socio de Gobierno, los democristianos del CDS-PP, no pondrán en peligro su estabilidad.

Sin embargo, en declaraciones al semanario portugués Expresso, el líder conservador reconoce que hay "tensión" dentro de su socio de coalición por las críticas de excesiva dureza de las medidas de austeridad del Gobierno.

Pasos Coelho, que ganó hace dos años las elecciones, se muestra, no obstante, confiado en mantener el apoyo del CDS-PP y con él la mayoría absoluta del Ejecutivo en el Parlamento.

"Me costaría mucho creer que un Gobierno con una misión histórica cayese por divergencias menores", afirma.

El Partido Social Demócrata (PSD, centro derecha) del primer ministro precisa de la tercera fuerza parlamentaria, liderada por el titular de Asuntos Exteriores, Paulo Portas, para sacar adelante las reformas y ajustes económicos del programa de rescate financiero luso, que rechaza la oposición de izquierda.

El respaldo al PSD de su socio minoritario se revalidó esta semana con la aprobación de una rectificación de los presupuestos de 2013, que incluyen nuevos y polémicos recortes de gastos para compensar los que invalidó en abril un fallo del Tribunal Constitucional.

Influyentes voces del CDS-PP y del propio PSD, han rechazado en los últimos meses la dureza de las medidas económicas negociadas con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en mayo de 2011 concedieron el rescate a Portugal.

También el ministro Portas se mostró contrario a algunas medidas el mes pasado, cuando advirtió de que aprobar un gravamen a las pensiones era "una línea que no se puede atravesar".

Además de esas divergencias en el seno del Gobierno, el fuerte desgaste que sufren los dos partidos en las encuestas se ha agravado en medio de los tres años de recesión que lleva Portugal y el aumento récord registrado por el desempleo, que ronda el 18%.

Los socialistas lideran las encuestas

El descontento de la oposición y las protestas en la calle de sindicatos y movimientos ciudadanos han hecho mella también en las perspectivas electorales del PSD, que no paran de empeorar mientras avanzan las del Partido Socialista (PS), líder desde hace varios meses de todas las encuestas.

Passos Coelho, cuya popularidad personal sigue también a la baja y está por detrás del socialista António Seguro, niega que se plantee "abandonar el barco" y salir del Gobierno cuando acaba su primera legislatura.

Al contrario, asegura que espera presentarse a la reelección y subraya: "No hay razón alguna para que desista".

El líder conservador no se arrepiente tampoco de las impopulares medidas que ha adoptado en los dos años de Gobiernos y asegura que "no cambiaría nada de sustancial" en los ajustes y recortes, destinados a cumplir los compromisos del rescate luso, de 78.000 millones de euros.

A cuatro meses de la celebración de comicios municipales y a dos años de las elecciones legislativas, el líder portugués resta importancia a las dificultades que puede afrontar su partido en las urnas.

"No sé si el PSD está a tiempo de recuperarse, pero esa no es la cuestión más relevante. Lo importante es tener una posición digna y hacer las cosas que tenían que ser hechas", asegura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento