Reproductor MP3 Sansa e200
El Sansa e200 se comercializa con memoria flash en capacidades de 2, 4 y 6 GB. 20MINUTOS.ES

1. CAPACIDAD:
- Memoria Flash: son los de menor capacidad y los más baratos, pero puede que no necesites más. Aunque pueden ofrecerte de 128 y 256 MB, seguramente estén descatalogados y te cabrán muy pocas canciones.

Lo más común es que los encuentres desde 512 MB hasta 8 GB. Si lo adquieres con poca capacidad de serie pero te interesa ampliarla, ya hay modelos que admiten tarjetas.

- Disco duro: si quieres llevar toda la discoteca en la palma de la mano, tendrás que optar por un reproductor con disco duro. Los hay hasta 80 GB, y suelen incluir más funciones.

Que no te digan las canciones que te caben en el reproductor sino la capacidad que tiene. Así podrás hacer tus propios cálculos. Una canción en MP3 con buena calidad ronda los 4 MB.

2. PRESTACIONES: aunque se utilizan principalmente para llevar música, son muchos los reproductores que también incluyen visualización de fotografías y vídeo.

Además de a la capacidad, presta especial atención a la pantalla. No te ofrecerá demasiada autonomía un reproductor de vídeo de 2 GB. Tampoco te resultará muy cómodo ver una película en una pantalla de 1,5 pulgadas. Si vas a ver vídeo, imprescindible que la pantalla sea al menos de 2,5 pulgadas.

Por último, es muy bonito que el MP3 tenga pantalla en color, pero si sólo vas a reproducir música, te bastará con leer el título de las canciones. Que no te lo vendan como un extra.

3. TAMAÑO: piensa bien si te compensa llevar un MP3 diminuto. Salvo contadas excepciones, los fabricantes tienden a reducir el tamaño pero no los hacen más manejables, y la pantalla también se reduce.

No es cuestión de llevar un ladrillo, pero no te facilitará el uso el hecho de que cada botón sirva para siete opciones distintas y no hay apenas diferencia entre llevar un MP3 de 40 y 100 gramos.

4. AUTONOMÍA: un reproductor de memoria flash gasta menos batería que uno con disco duro.

Cuanto mayor sea su capacidad, más batería gastará. Por otro lado, fíjate en si lleva pilas o batería, además de si tiene varias posibilidades para cargarlo además de la corriente eléctrica: por USB, si necesita de una base especial, etc.

Sería deseable que la batería del MP3 fuese reemplazable, ya que con el tiempo si ésta se deteriora puedes comprar otra y sustituirla.

5. FABRICANTE: ni todos los MP3 de una marca conocida son buenos ni lo contrario.

Un buen fabricante suele garantizar una buena calidad de los materiales y una interfaz intuitiva. No obstante, si te gusta y tiene buen precio, puedes obviarlo.

6. EXTRAS: algunos MP3 incluyen software para gestionar la música o convertir entre distintos formatos.

Aunque es una buena iniciativa, es recomendable que se puedan pasar archivos desde el ordenador sin necesidad de tener nada instalado. Por otro lado, fíjate en si lleva radio y si el dispositivo permite grabar de ella. Muchos modelos también incluyen micrófono, lo que permite usarlos como grabadora.