Obama
Barack Obama, anuncia la renuncia del comisionado interino del Servicio de Impuestos Internos (IRS, en inglés), Steven Miller, por el "inexcusable" descubrimiento de que la agencia hizo un excesivo escrutinio a grupos de tendencia conservadora. EFE/Olivier Douliery / POOL

La Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) y el FBI han accedido a los servidores de nueve empresas de Internet para extraer información útil para Inteligencia a través del programa PRISM, que se puso en la administración de Bush y que ha seguido con Obama. Según revela el diario estadounidense The Washington Post, Microsoft, Facebook, Google, Apple, Yahoo, Skype, YouTube, AOL y PalTalk estarían participando voluntariamente.

El objetivo de este programa es recabar, sobre todo, datos de carácter internacionalEl documento secreto que cita el rotativo americano explicaría que PalTalk ha sido muy útil para el seguimiento de la Primavera Árabe y de la guerra civil siria y que Dropbox podría sumarse "pronto".

La mayoría de las nueve empresas citadas por The Washington Post han desmentido ya que hayan permitido a la Inteligencia estadounidenses acceder a sus servidores centrales.

Microsoft, que según el diario estadounidense fue el primero en sumarse al PRISM, ha asegurado que no participa voluntariamente en ninguna campaña de recolección de datos del Gobierno y que solo cumple "con solicitudes sobre cuentas o identidades específicas".

"No hemos proporcionado a ninguna organización gubernamental acceso directo a nuestros servidores", ha dicho el jefe de Seguridad de Facebook. "Cuando recibimos una solicitud de ese tipo, la escrutamos cuidadosamente con la legislación vigente", ha aseverado.

Cita a Microsoft, Google y Yahoo como sus principales fuentes de informaciónGoogle, en la misma línea, ha negado tajantemente que haya creado una "entrada secreta" para la Inteligencia estadounidense, subrayando que nunca ha dado semejante acceso a los datos de sus usuarios.

"Nunca hemos oído hablar del PRISM", ha sostenido, por su parte, un portavoz de Apple. "No damos acceso a nuestros servidores a ninguna agencia gubernamental y cualquiera que quiera hacerlo debe traer una orden judicial", ha subrayado.

Yahoo, a través de un comunicado, ha dicho que se toma "muy en serio la privacidad de los usuarios". "No damos al Gobierno acceso directo a nuestros servidores, sistemas o redes", ha aclarado.

Seguridad tras el 11-S

El PRISM surge de las cenizas del programa secreto de vigilancia nacional tras el 11-S encargado por Bush, que concluyó en 2007. Los medios de comunicación y la Corte de Inteligencia Extranjera obligaran a la Casa Blanca a cancelarlo.

Entonces, el Congreso aprobó dos leyes para garantizar la inmunidad a las empresas privadas que cooperaran voluntariamente con la Inteligencia, lo que permitió la creación del PRISM. Solo dos legisladores conocían su existencia, pero estaban obligados a guardar secreto.

Inteligencia describe el PRISM como la herramienta más prolífica para elaborar informes presidencialesEl objetivo del PRISM es recabar información a través del tráfico internacional (aunque también estadounidense) que pasa por los servidores de estas compañías en correos electrónicos, fotografías, audios y vídeos para seguir la pista a un objetivo extranjero o nacional de interés para la Inteligencia.

Hasta la aprobación del PRISM, el Gobierno tenía que demostrar la conexión entre un "objetivo" y una "instalación" a las redes terroristas o de espionaje para acceder a la información contenida en esta "instalación".

Los responsables del PRISM han tratado de proteger al máximo a los participantes. "El 98% de la producción del PRISM se basa en Microsoft, Google y Yahoo. Necesitamos asegurarnos de que estas fuentes no sufran daños", reza el documento secreto.

Funcionarios de Inteligencia han descrito al PRISM como la herramienta más prolífica para los informes presidenciales, ya que fue mencionada hasta en 1.477 el año pasado. De hecho, "se está convirtiendo en la mayor soporte de la NSA".

El PRISM es heredero de una larga historia de cooperación entre la Inteligencia estadounidense y alrededor de un centenar de empresas privadas asentadas en el país norteamericano que comenzó en la década de 1970.

Datos telefónicos

Este jueves, el periódico británico The Guardian revelaba también que la NSA lleva desde abril recopilando la información de las llamadas telefónicas de los clientes de Verizon, una de las principales compañías de telecomunicaciones del país.

Una orden judicial muestra cómo la agencia del gobierno estadounidense compromete a Verizon a enviarle durante tres meses y a diario la información de todas las llamadas nacionales e internacionales realizadas a través de sus líneas.

La orden no afecta al contenido de las llamadas ni los datos personales de los usuarios, pero sí incluye el número de origen y de destino de las llamadas o la duración de la conversación, entre otros datos que, sin duda, permitirían identificar fácilmente a los clientes de la compañía afectados.

Una herramienta vital

La Casa Blanca ha defendido el registro de las llamadas telefónicas, por considerarlo "una herramienta crítica" en el combate al terrorismo. Un funcionario aseguró que las prácticas de la NSA no incluyen la recopilación "del contenido de ninguna comunicación ni el nombre de ningún suscriptor". "Está relacionado exclusivamente con metadatos, como un número telefónico o la duración de una llamada", subrayó.