El tabaco es el responsable de 700 muertes al año en Cantabria

En el Día Mundial Sin Tabaco, la Consejería de Sanidad recuerda la importancia de ampliar los espacios sin humo
Tabaco
Tabaco
EUROPA PRESS

El tabaco es el agente responsable de más de 700 muertes al año en Cantabria, fallecimientos que se producen principalmente como consecuencia de distintos tipos de cánceres, cardiopatías y enfermedades cardiovasculares.

Además, el 24,7% de la población cántabra fuma diaria u ocasionalmente, un porcentaje inferior a la media nacional, que alcanza el 27%, según se recoge la Encuesta Nacional de Salud, cuyos datos se han dado a conocer este viernes por el director general de Salud Pública del Gobierno de Cantabria, José Francisco Díaz.

Tras participar en los actos del Día Mundial Sin Tabaco, Díaz ha señalado que, aunque los datos de Cantabria son "ligeramente mejores a la media nacional", también en el caso del porcentaje de exfumadores (22,3% de Cantabria, frente al 19,6% de España), "no debemos de bajar la guardia".

A su juicio, aunque los "esfuerzos" realizados en los últimos años a nivel preventivo y asistencial han logrado reducir el número de fumadores, "debemos de seguir insistiendo en los efectos negativos que produce el tabaco en nuestra salud y prevenir que los jóvenes comiencen a fumar".

Más de 7.000

Personas solicitaron ayuda

El director cree que hay que seguir con la labor de concienciación entre la población para que siga creciendo el número de exfumadores (personas que se mantienen un año sin fumar). En 2012, más de 7.000 personas en Cantabria dieron el primer paso y pidieron ayuda para dejar el tabaco.

"Se puede dejar de fumar, pero no es fácil, hay que seguir intentándolo siempre, porque es un peligro para la salud", ha subrayado Díaz. En este sentido, ha recordado que el tabaco es la principal causa prevenible de mortalidad en el mundo: "uno de cada 10 adultos en todo el mundo muere por causas relacionadas con el tabaco".

"Desde el Gobierno de Cantabria lo que intentamos es ayudar con todos los medios posibles", ha dicho, y para ello se organizan cursos para dejar de fumar y la Unidad de Deshabituación Tabáquica (UDESTA) del Gobierno llevó a cabo tratamientos específicos a 639 personas.

Asimismo, ha explicado que los centros de salud del Servicio Cántabro de Salud (SCS) realizan deshabituación tabáquica individual o en grupo. De hecho, el pasado año se atendieron unos 6.300 pacientes a través de los servicios de Atención Primaria.

El Gobierno también mantiene un convenio con el Colegio de Farmacéuticos para ayudar a los fumadores a dejar el tabaco, como "complemento" a los programas de deshabituación tabáquica que se desarrollan a través del Plan de Prevención y Control del Tabaquismo en los centros de Atención Primaria y en UDESTA.

En el programa piloto desarrollado en Santander participan 15 farmacias, y se ha prestado formación técnica a 23 farmacéuticos y próximamente se relanzará el programa al resto de Cantabria.

Díaz ha informado que el porcentaje del éxito de los distintos programas y cursos ronda el 30 ó 40 por ciento, similar a las cifras nacionales, lo que demuestra que "es difícil y en muchos casos son necesarios varios intentos previos para conseguir el éxito y lograr que una persona sea no fumadora".

Tabaquismo en cantabria

Según la Encuesta Nacional de Salud 2011-2012, un 24,7% de la población cántabra consume tabaco a diario u ocasionalmente, inferior a la prevalencia a nivel nacional (27%), con un consumo superior en hombres (27,9%) que en mujeres (21,6%).

El porcentaje de exfumadores es superior en Cantabria que la media española, 22,3%, siendo casi el doble hombres (29,5%) que mujeres (15,6%). El 12,7% de los exfumadores dejó de fumar porque se lo aconsejó su médico, en mayor proporción los hombres que las mujeres (14,3% vs. 10%).

En cuanto a la exposición al humo ambiental del tabaco, el 85,4% de los encuestados en Cantabria no está expuesto nunca o casi nunca en casa, porcentaje superior a la media nacional (82,2%).

En lugares y transportes públicos cerrados, el cumplimiento de la ley ha sido mejor que la media española, ya que el 98,9% de la población cántabra dice no estar expuesta al humo de tabaco nunca o casi nunca, frente al 97,6% a nivel nacional.

En lugares de trabajo cerrados, el 99,1% de los cántabros dice que no está expuesto nunca o casi nunca al humo, frente al 96,8% de la media nacional.

Mesas informativas y arte urbano

Bajo el lema 'Elijo vivir sin tabaco. Protejo la salud de las personas que más quiero', la Consejería de Sanidad pretende en la campaña del Día Mundial Sin Tabaco de este año ir más allá de la prevención y de trasladar la importancia de dejar de fumar.

De hecho, se quiere "extender los espacios sin humo al ámbito privado y convertir las casas y coches en espacios libres del humo, en los que se pueda compartir un aire limpio que no perjudique la salud", ha señalado el director.

Se pretende así concienciar en los importantes efectos perjudiciales para la salud causados por la exposición al humo ambiental de tabaco (HAT), tanto en adultos no fumadores como en población infantil.

El Gobierno de Cantabria ha instalado mesas informativas en los centros de salud, donde cualquier persona interesada recibirá información y se le podrá hacer una cooximetría para que conozca el nivel de monóxido de carbono en su organismo (una de las sustancias tóxicas presente en el humo del tabaco)

Este año, la celebración también se ha trasladado a la calle, con la finalidad de llegar a los más jóvenes. Así, en la Plaza Porticada de Santander, se ha realizado una exhibición de arte urbano, donde se muestran a través de grafitis los beneficios de una vida sin tabaco.

En este mismo lugar, técnicos expertos en tabaquismo han atendido a las personas interesadas, realizando también cooximetrías e incluyendo el reparto de material de sensibilización.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento