Meditación
Una mujer realiza ejercicios de meditación. ARCHIVO

De nuevo un estudio científico apunta a los beneficios de practicar meditación. En este caso se refiere a personas con trastorno de estrés postraumático (TEPT). El estado de salud mental provocado por un evento traumático puede causar retrocesos, ansiedad y otros síntomas.

Podría ser utilizada como un complemento a la psicoterapia o al tratamiento con drogasPara estos pacientes, practicar ejercicios de meditación y estiramientos les puede ayudar a aliviar los síntomas del TEPT y normalizar los niveles de la hormona del estrés. Lo asegura un estudio que publicará el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Los pacientes con TEPT tienen altos niveles de una hormona liberadora de corticotropina (CRH) y inusualmente bajos de cortisol, dos hormonas que regulan la respuesta del cuerpo al estrés. Aunque los niveles de la hormona del estrés cortisol se elevan en respuesta a la presión, pacientes con TEPT tienen niveles anormalmente bajos de cortisol y se benefician cuando aumentan, como ocurrió en este estudio cuando los sujetos practicaron ejercicios de relajación y estiramientos durante ocho semanas.

"Los ejercicios de mente-cuerpo ofrecen un método de bajo costo que podría ser utilizado como un complemento a la psicoterapia tradicional o tratamientos con drogas", afirma el autor principal del estudio, Sang H. Kim, de los Institutos Nacionales de Salud (EE UU). El  científico considera que estas prácticas autodirigidas "dan a los pacientes control sobre su propio tratamiento y tienen pocos efectos secundarios".

Ejercicios de cuerpo y mente

El ensayo clínico controlado aleatorio estudió el impacto de las prácticas mente-cuerpo en el colectivo de enfermería, un grupo de alto riesgo de desarrollar trastorno de estrés postraumático debido a la exposición repetida a factores estresantes extremos. En la investigación participaron 28 miembros de enfermería, en su mayoría mujeres, de la Clínica de la Universidad de Nuevo México (EE UU) entre ellas 22 que experimentan síntomas de TEPT, y se dividieron en dos grupos.

Quienes meditaron dormían mejor, se sentían más tranquilos y estaban motivadosUn grupo tomó sesiones de 60 minutos de ejercicios de cuerpo y mente, donde realizaron estiramientos, equilibrios y respiraciones profundas mientras se centran en el conocimiento de los movimientos, las sensaciones de su cuerpo y sus alrededores, una forma de meditación. El grupo control no participó en la clase dos veces por semana.

Entre las personas que se inscribieron en el curso de mente y cuerpo, los niveles de cortisol en la sangre aumentaron un 67% y los resultados en la lista de control del trastorno de estrés postraumático disminuyeron en un 41%, lo que indica que mostraban menos síntomas de TEPT. En comparación, el grupo control tuvo una disminución de casi el 4% en las puntuaciones de la lista de verificación y un aumento del 17% en los niveles de cortisol en la sangre durante el mismo periodo.

"Los participantes en la intervención mente-cuerpo informaron de que no sólo los ejercicios mente-cuerpo redujeron el impacto del estrés en su vida cotidiana, sino que también dormían mejor, se sentían más tranquilos y estaban motivados para continuar con sus aficiones y otras actividades placenteras que habían dejado", agrega Kim, para quien se trata de una intervención "prometedora" en el TEPT "digna de un estudio adicional para determinar sus efectos a largo plazo".