Israel conmemora el Día del Holocausto
Varias personas permanecen en silencio mientras suenan las sirenas en conmemoración del Día del Holocausto. Jim Hollander / EFE

Alemania destinará alrededor de 800 millones de euros durante los próximos cuatro años al cuidado asistencial de los supervivientes del Holocausto, según ha informado este miércoles la Jewish Claims Conference, que representa a los judíos en las negociaciones para reclamar compensaciones para las víctimas del nazismo y sus familias.

El acuerdo asegura la "dignidad" de los ancianos supervivientes

La organización calcula que unas 56.000 personas, un tercio de las cuales viven actualmente en Israel, se beneficiarán de este nuevo paquete de ayudas. La Jewish Claims Conference ha explicado que ha trabajado junto al Ministerio de Finanzas alemán para calcular las necesidades de las víctimas, cifradas finalmente en torno a los 800 millones.

El Ministerio ha confirmado dicho acuerdo, heredero de las compensaciones que el Estado alemán comenzó a pagar en 1952. Tras la caída del régimen nazi, la Alemania Occidental reconoció la muerte de seis millones de judíos y aprobó un programa de indemnizaciones para Israel valorado en 1.500 millones de euros. En 1992, dos años después de la reunificación, la nueva Alemania unida acordó seguir con las ayudas.

El Ministerio de Finanzas anunció en 2012 el pago único de 2.556 euros a todas las víctimas del Holocausto que no hubiesen recibido todavía ninguna compensación, principalmente residentes en países de la antigua Unión Soviética y la Europa del Este. Asimismo, acordó una pensión vitalicia de 300 euros a los hebreos internados en campos de concentración o guetos durante al menos tres meses o a quienes sobreviviesen al menos seis con una identidad falsa para ocultarse de los nazis.

El negociador de la Jewish Claims Conference, Stuart Eizenstat, ha destacado en un comunicado el "compromiso" de Alemania con su "obligación histórica" hacia las víctimas del nazismo. El acuerdo anunciado ahora, ha explicado, asegura la "dignidad" a los ancianos supervivientes del Holocausto después de que se viesen obligados a vivir "una tragedia y un trauma inenarrables".