El Ayuntamiento de Pamplona y la Asociación Síndrome de Down de Navarra han firmado un convenio de colaboración para impulsar el proyecto 'Ítaca', que apoya la integración laboral de jóvenes con Síndrome de Down.

En la firma del acuerdo han participado la concejala delegada de Bienestar Social e Igualdad, Ana Lezcano, y la presidenta de la asociación, Isabel Urzainqui. El convenio cuenta con una consignación de 20.000 euros.

La Asociación Síndrome de Down de Navarra, que fue fundada en Pamplona en 1990, lleva a cabo desde 2001 el proyecto Ítaca que busca la integración laboral en empresas ordinarias de jóvenes con Síndrome de Down que ya han finalizado el periodo de formación reglada. Desde sus inicios a la actualidad, el número de inserciones laborales ha ascendido a 45, dos de ellas en el Ayuntamiento de Pamplona.

Con este convenio, ha informado el Consistorio pamplonés en un comunicado, el Ayuntamiento busca "mejorar la calidad de vida de las personas con Síndrome de Down posibilitando su desarrollo integral, autonomía, igualdad de oportunidades, dignidad, respeto y su total inclusión social".

También se pretende "promover el acceso al empleo de las personas con discapacidad en el mercado laboral ordinario y el que aprendan a realizar adecuadamente las tareas y funciones propias de su puesto de trabajo y a relacionarse con el resto de compañeros trabajadores".

El proyecto Ítaca incluye un programa de formación, otra fase de integración laboral y una tercera de formación continua. Por último, está la etapa de evaluación y seguimiento. Dentro del programa de formación hay una valoración inicial de las capacidades y la motivación del joven y se realiza el diseño de un plan individualizado.

Después llegan los contenidos formativos que incluyen autonomía, habilidades sociales, gestión monetaria, salud, nuevas tecnologías u orientación laboral. En esta fase también se realizan prácticas de auxiliar administrativo, como corresponsal informativo de la Casa de la Juventud o en el servicio de videoteca de la misma casa.

En la segunda etapa, en la de la integración laboral, se realiza una estudio de en qué puestos podrían trabajar estos jóvenes, se da conocer entre las empresas Ítaca y se gestionan los aspectos legales y técnicos. Además, se hace un entrenamiento sobre el puesto que se va a desarrollar y se hace un seguimiento de cada participante mientras está trabajando.

La formación continua comprende aspectos similares a los de la primera etapa formativa. Por último, llega la evaluación, que es tanto interna con los participantes, los profesionales involucrados y las familias como externa.

Consulta aquí más noticias de Navarra.