El regidor de Movilidad del Ayuntamiento de Palma, Gabriel Vallejo, ha recalcado que la modificación de la regularización de los turnos de los taxistas para este verano es "una opción más a la que había hasta ahora", al tiempo que ha asegurado que es "totalmente voluntaria y, por supuesto, no obliga a nadie".

Tras recibir a una delegación de la agrupación de taxistas tras la manifestación celebrada esta mañana en Palma, el edil de Movilidad ha indicado que con la citada reforma, se da respuesta a una petición realizada por la asociación mayoritaria de taxis, con la que da a los autónomos la oportunidad de trabajar todos los días "sin necesidad de parar, sobre todo, en los días de máxima afluencia tanto en el Puerto de Palma con la llegada de cruceros, como en el Aeropuerto.

Así, ha recordado que esta iniciativa contempla la opción de trabajar todos los días un máximo de 16 horas, si bien controlado por taxímetro o en caso de no tenerlo habilitado para realizar el citado control, puedan trabajar 18 horas por turnos.

Hasta ahora, según ha apuntado, los taxistas en temporada alta podían trabajar cuatro días seguidas 24 horas y descansar el quinto día. En este sentido, Vallejo ha apuntado que "esto lo van a poder hacer exactamente igual que el año pasado", por lo que ha insistido en que "en ningún caso se obliga a nadie a modificar su forma de trabajar, ni sus turnos, ya que la regularización del 4 y 1 se mantiene igual que el año pasado".

De esta manera, ha querido salir al paso de las críticas de la Agrupación de Taxis de la Federación Balear de Transporte de la patronal CAEB, que esta mañana se ha manifestado por las calles de Palma contra el actual sistema de turnos señalando que esta modificación en el sistema de turnos ha sido aprobada a petición de la Asociación Mayoritaria del Taxi y a la que se ha sumado la PIME.

Así, una delegación de esta asociación, presidida por Antoni Bauzá, se ha reunido esta mañana con el alcalde de Palma, Mateu Isern, quien ha atendido sus reivindicaciones, al tiempo que les ha recordado que el sistema de turnos cuenta con el apoyo de la mayoría de las asociaciones del sector. El área de Movilidad ha estimado que la manifestación ha tenido una incidencia del 5%.

Modificación "contraria a los intereses" del secto

La citada asociación censura que la modificación de los turnos añade una opción horaria "contraria a los intereses" de este sector, al suponer el establecimiento de una jornada de 16 horas ininterrumpidas, computando comidas y descansos, controladas a través del taxímetro, que dejará de funcionar 16 horas después de haberse puesto en marcha.

Esta alternativa, según los taxistas, convierte el taxímetro en un instrumento de control laboral y obliga a la mitad de los trabajadores a sustituirlo, lo que les supone un coste de 450 euros.

Además, han añadido que la alternativa que ha funcionado bien durante los últimos años, cuatro días de trabajo y uno de descanso con un total de seis días de descanso al mes, de mayo a octubre, "se ve mermada en la nueva regulación con tres días más de descanso obligatorio en los meses de mayo y octubre".

La Agrupación Empresarial de Autotaxi de Baleares ha incidido en su visión del taxi como una empresa privada y autogestionada por los propietarios de cada licencia, y se ha opuesto al incremento de las regulaciones.

Según este colectivo, restringir las posibilidades de trabajo de los taxistas cuando se produce la mayor demanda del servicio, no solo repercute negativamente en sus ingresos, sino que, además, "va en detrimento del servicio público, que se ve limitado por la baja disponibilidad de taxis en horas punta".