El pleno del Ayuntamiento de Sevilla, reunido este miércoles en sesión ordinaria, ha aprobado una moción elevada a debate por el Grupo popular apoyando el dragado de profundización proyectado por la Autoridad Portuaria para el tramo navegable del río Guadalquivir. La moción, que ha contado con la abstención del PSOE al creerla los socialistas demasiado "genérica" y el rechazo directo de IU-CA, pide además a la Junta y al Estado "consenso y soluciones" para "compatibilizar" el dragado de profundización con la conservación del medio ambiente y los intereses de los arroceros.

El dragado de profundización del río Guadalquivir es un proyecto que cuenta ya con aproximadamente diez años de historia. Lo promueve la Autoridad Portuaria de Sevilla al objeto de que el tramo navegable del río Guadalquivir acoja buques de mayor calado, pero encuentra una firme oposición en el sector agrícola de la comarca del Bajo Guadalquivir, que teme que un incremento de la salinidad acabe afectando a los cultivos de toda esta zona donde el sector primario juega un papel sencillamente esencial. La Autoridad Portuaria, no obstante, insiste en el proyecto y recuerda que la nueva esclusa del puerto fue construida precisamente como revulsivo para la actividad portuaria.

La dia de 2003

De cualquier modo, los dragados de mantenimiento y conservación acometidos anualmente por la Autoridad Portuaria sobre el cauce vivo del río Guadalquivir están regulados por una declaración de impacto ambiental (DIA) fechada el 26 de septiembre de 2003 y que autoriza este tipo de labores por un periodo de 20 años. El dragado de profundización, no obstante, requiere el beneplácito expreso de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente y del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. El Consejo de Participación de Doñana también debe pronunciarse sobre el proyecto, si bien su posición no tiene carácter vinculante.

En ese sentido, cabe recordar que en la anterior legislatura, la Administración central argumentaba que el dictamen de la Comisión Científica para el Estudio de las Afecciones de las Obras de Dragado del Río Guadalquivir, que resuelve que el dragado de profundización sería incompatible con la conservación del estuario, es una parte "inherente" a la propia declaración de impacto ambiental. Este argumento, de hecho, ocasionó el rechazo del proyecto de profundización que defendía entonces el Puerto.

El nuevo proyecto

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en el último episodio del asunto, ha anunciado que duda sobre la vigencia o no de la declaración de impacto ambiental de 2003, toda vez que después del rechazo inicial de la pasada legislatura, la Autoridad Portuaria ha elaborado un nuevo proyecto técnico para el dragado de profundización al objeto de licitarlo si finalmente obtiene los parabienes de las administraciones.

La propuesta elevada a debate este miércoles por el Grupo popular del Ayuntamiento hispalense, defendida por el concejal popular y presidente del PP de Sevilla Juan Bueno y recogida por Europa Press, expone el "apoyo" de la institución a este proyecto "siempre y cuando se vea que es sostenible desde el punto de vista medioambiental", instando así a la Junta y al Estado a "apoyar" la iniciativa y buscar "el consenso y soluciones" necesarias para "compatibilizar el dragado con la salvaguarda del medio ambiente y los intereses de los agricultores, en especial el de los arroceros".

Enmiendas de psoe e iu-CA

La propuesta del PP ha cosechado enmiendas tanto por tanto del PSOE, como de lado de IU-CA. El PSOE, de su lado, proponía sustituir la parte dispositiva de la moción del PP por tres puntos para reclamar que se agilice el análisis del nuevo proyecto técnico en términos medioambientales, y reclamar actuaciones en el estuario del río para favorecer la compatibilidad del proyecto con la conservación del medio ambiente. IU-CA, por su parte, planteaba una enmienda a la totalidad para que el asunto sea evaluado en otro momento y "en una situación diferente", con el estuario del río ya saneado.

En un intenso debate, IU-CA ha avisado de que Sevilla es la "primera potencia productora de arroz" y que es necesario defender la producción y el empleo asociados a los arrozales y los cultivos del Bajo Guadalquivir, mientras el PSOE, con Juan Espadas a la cabeza, ha considerado que la propuesta del PP es demasiado "genérica" y para pronunciarse definitivamente es necesario que el Ministerio de Medio Ambiente dictamine sobre el nuevo proyecto técnico. Juan Bueno, no obstante, ha recordado el apoyo de CCOO, UGT y la patronal sevillana a este proyecto y ha defendido que "no podemos estar así otros diez ó 15 años". Así, el PP no ha aceptado ninguna de las enmiendas y su propuesta ha sido aprobada con el voto de sus concejales, que gozan de mayoría absoluta, la abstención del PSOE y el voto contrario de IU-CA.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.