La concejala de Economía del Ayuntamiento de Málaga, María del Mar Martín Rojo, ha asegurado este miércoles en rueda de prensa que la subida del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que se aplica este año en las viviendas de la capital, se debe al cese de las bonificaciones potestativas que el Consistorio ha venido aplicando desde el 2008.

Según ha explicado Martín Rojo, el IBI aumentará de media un 2,26 por ciento en los inmuebles malagueños. "Si nosotros no hubiésemos aplicado una bajada en el tipo de gravamen del 35 por ciento, que es lo que hemos hecho en 2013, esta subida hubiera sido de un 43 por ciento. Esto quiere decir que hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos", ha manifestado.

La concejala de economía, que ha estado acompañada por el máximo responsable de Gestrisam, Juan Manuel Ruiz, ha explicado que en el año 2008 se revisaron los valores catastrales y en la ciudad de Málaga se produjo un subida que suponía un incremento anual del 10 por ciento. Para paliar este incremento, según ha destacado Martín Rojo, el Ayuntamiento estableció unas bonificaciones potestativas.

"Este ayuntamiento ha invertido 105 millones de euros en los últimos cuatro años en ayudas al IBI, y si tenemos en cuenta todos los tributos la cifra rondaría los 150 millones de euros. Este dinero se ha invertido para reducir ese incremento del 10 por ciento que se debería haber aplicado año tras año desde 2008", ha asegurado Martín Rojo.

Ha señalado que "desde el año 2011 venimos reiterando al Gobierno y estudiando la posibilidad de que exista un marco legal que permita a los ayuntamientos el impacto del IBI, lo que queremos es tener la posibilidad de establecer coeficientes reductores que nos permitan atemperar esta aplicación que nos vemos en la necesidad de realizar así como tener más bonificaciones como las que hemos tenido durante los últimos cuatro años".

Rebaja del tipo de gravamen

Martín Rojo ha destacado que "si el Ayuntamiento hubiera aplicado la subida de un 10 por ciento anual desde 2008, esto hubiera supuesto unos ingresos de cerca de 50 millones de euros a nuestras arcas y no lo hemos aplicado, cosa que en otras ciudades sí han hecho".

La concejala ha recordado que en 2013 Málaga sigue siendo la capital andaluza que tiene la cuota de IBI más baja, y ha estacado que "esto no es casual, es gracias a la política que se ha llevado en los últimos años y que se sigue aplicando en 2013, volcada en los asuntos sociales y primando los colectivos más desfavorecidos".

Según ha explicado Martín Rojo, la subida del IBI este año se realiza por tramos, de manera que a las viviendas inferiores a 72.120 euros afecta de media en un 2,2 por ciento, lo que supone una subida de 3,16 euros al año. Mientras que en aquellas con un valor catastral superior a esta cifra el incremento es aproximadamente del 2,9 por ciento, lo que supone 7,72 euros anuales más.

"Las viviendas que ahora van a pagar de más es porque durante estos años han estado pagando de menos", ha aseverado la concejala, que además ha señalado que el IBI rustico disminuye en un cinco por ciento mientras que los bienes no residenciales suben un 10 por ciento.

Esta subida, ha continuado, es redistributiva: "habrá viviendas que hayan subido por encima de la media pero también otras que el IBI les haya bajado este año y se sitúen por debajo".

En cuanto a las ayudas que el Ayuntamiento concede a los ciudadanos para que abonen este impuesto, Martín Rojo ha asegurado que se mantendrán en 2013 y ha indicado que aumentan en un 25 por ciento las ayudas, a pesar de la crisis y de haber tenido una caída en los ingresos.

Sobre los plazos para pagar este impuesto, la edil ha manifestado que "este año han aumentado, de manera que se puede pagar en dos, cuatro o seis meses, esto lo hacemos porque pensamos que tenemos que ayudar a las familias".

Unión de consumidores

Por otro lado, la Unión de Consumidores de Málaga se ha reunido este miércoles con el máximo responsable de Gestrisam, Juan Manuel Ruiz, para analizar la subida del IBI y trasladarle algunas sugerencias.

Según han informado desde la Unión de Consumidores, una de las sugerencias ha sido la emisión de las cartas de pago a los ciudadanos, ya que, han precisado, los ciudadanos que tienen domiciliado el recibo "únicamente reciben un aviso en el que no se indica ningún dato especificativo y nuestra petición es que todos los malagueños conozcan esta información antes de realizar el abono".

La Unión de consumidores ha pedido a Gestrisam que se amplíe el plazo de las ayudas y beneficios fiscales, ya que según afirman "actualmente se limita al mes de enero, por lo que rogamos que se pueda solicitar durante todo el año, beneficiando así a múltiples colectivos".

Ruiz, por su parte, ha señalado que la reunión con la Unión de Consumidores ha servido para trasladarles sugerencias, comprometiéndose a estudiar las propuestas. Este año, ha concretado, las visitas de ciudadanos a las oficinas de consulta han aumentado en un 20 por ciento, la mayoría porque no comprenden algunos aspectos del recibo "y sólo una mínima parte en señal de protesta por el aumento del impuesto".

Consulta aquí más noticias de Málaga.