El Partido Popular está "muy satisfecho" con su labor al frente del Ayuntamiento de Teruel en estos dos primeros años de legislatura. En este tiempo, ha indicado el alcalde Manuel Blasco, "hemos conseguido devolver la estabilidad institucional al consistorio, las cuentas están saneadas, estamos haciendo de Teruel un referente turístico y a partir de 2013 volverán las inversiones". Aún así, Blasco no quiere ser "triunfalista" porque, aunque ha mejorado, la deuda municipal sigue siendo elevada.

En rueda de prensa, Manuel Blasco se ha mostrado "muy satisfecho" con la primera mitad de la legislatura y ha afirmado que ve "con optimismo" lo que resta de este año porque, "dentro del contexto actual, Teruel va bien".

El alcalde ha remarcado que "hemos conseguido devolver la estabilidad institucional al consistorio, en dos años las cuentas están saneadas, estamos haciendo de Teruel un referente turístico y a partir de 2013 volverán las inversiones".

Blasco ha apuntado que, en dos años, "la deuda se ha reducido en un 30 por ciento", al pasar de los 60,6 millones de deuda total en noviembre de 2011 (cuando el PP accedió a la alcaldía tras la dimisión de Miguel Ferrer) a los 38,4 millones a 31 de marzo de este año y con una previsión de que se sitúe en los 36 millones a finales de junio.

Además, ha recordado que a su llegada al consistorio "la deuda con proveedores era de 7,1 millones y se pagaba con 8 meses, mientras que ahora la deuda es de 1,9 millones de euros pendiente de pago y se paga a tres meses".

Asimismo, por primera vez este año, y tras varios ejercicios de déficit, 2012 se cerró "con equilibrio presupuestario y un ligero superávit" porque "no gastamos más de lo que tenemos". Así, Blasco ha considerado que, "si cumplimos como hasta ahora, la situación del Ayuntamiento será envidiable respecto de cómo lo encontramos".

Año de inflexión

Por otra parte, el alcalde ha estimado que este 2013 "será un año de inflexión", dado que hasta ahora las inversiones "se habían reducido al mínimo", pero confía en poder recuperarlas a partir de este ejercicio, aunque será a través de los fondos aportados por otras administraciones, como el Fondo de Inversiones de Teruel que financiará la rehabilitación del Asilo de San José y la reforma de la Plaza Amantes o los fondos europeos del Life+ para la recuperación ambiental de las arcillas o los fondos del Reindus para el Polígono La Paz.

Manuel Blasco ha comentado que, al seguir con el saneamiento económico en un futuro cercano, y una vez que se ajusten a los requisitos, el consistorio podrá acudir a crédito para financiar "inversiones imprescindibles".

El alcalde ha manifestado que, previsiblemente, se pueda "congelar" la presión fiscal del consistorio, como ya se ha hecho en 2013 con el IBI que había sufrido una fuerte subida el año anterior, manteniendo sólo la subida del IPC de cada ejercicio.

Blasco también ha destacado como positivo que "hemos devuelto la estabilidad institucional" o que Teruel se está convirtiendo en referente turístico. En todo caso, "no soy triunfalista" porque el endeudamiento sigue siendo elevado y sigue habiendo proyectos pendientes como la inversión en el mantenimiento de la ciudad o la apertura del edificio multiusos de la Plaza Domingo Gascón.

Consulta aquí más noticias de Teruel.