Un exasesor de UDC en la Diputación de Girona —Fidel Rincón— ha acusado al alcalde de Salt y expresidente de la corporación provincial, Jaume Torramadé, de "denuncia falsa" contra la también exasesora del partido en la Diputación, Minerva Amador, por extorsión.

En su declaración en el Juzgado de Instrucción número 3 de Girona, Rincón ha afirmado que Amador y Torramadé acordaron fijar un finiquito, de 50.000 euros, para que ésta no denunciara al primero por presunto acoso durante la cena de inicio de campaña de las pasadas elecciones al Parlament de Catalunya.

En una reunión con ambas partes días después de la cena "Amador dijo que quería transformar los ofrecimientos reiterados de trabajo que le hacían a ella y a su marido en un finiquito porque no quería depender más de Torramadé, ni jerárquicamente ni políticamente", ha explicado Rincón en declaraciones a los periodistas.

Según su versión, los abogados que tuvieron inicialmente las dos partes —Torramadé estaba asesorado por Rafa Entrena, mientras que a Amador la llevaba Francesc de Paula— pactaron un acuerdo que finalmente no se formalizó porque Torramadé denunció a Amador por extorsión; entonces ella lo denunció a él por acoso.

Amador exigió los 50.000 EUROS

La versión de Rincón se contradice con la del jefe de Protocolo y Comunicación de la Diputación de Girona, Josep Maria Amargant, que asegura que Amador "pidió y exigió" 50.000 euros a cambio de dejar su trabajo y no tener más relación con el entonces presidente de la corporación provincial.

Este acuerdo, según Amargant, también contemplaba que Amador no contaría nada sobre lo que supuestamente sucedió en la cena; de hecho, fue de Paula quién redactó un documento de acuerdo que finalmente no se consensuó porque Torramadé presentó la denuncia ante los Mossos d'Esquadra.

Amargant ha detallado que el dinero marcado, los 50.000 euros, eran en concepto de los dos años y medio que teóricamente le quedaban como cargo de confianza en la Diputación de Girona: "yo ya dije que los cargos de confianza no tienen derecho a indemnización pero ella pretendía que los pagará Torramadé de su bolsillo", ha añadido.

El jefe de Protocolo también ha detallado que en el documento que finalmente no se firmó no aparecía en ningún sitio que Amador tuviera que recibir 50.000 euros, pero sí se especificaba que ella "se comprometía a guardar silencio sobre el presidente de la Diputación y los diputados de CiU" y que si faltaba a este pacto, tenía que pagar una multa de 50.000 euros.

"Ella se comprometía a guardar silencio, pero no especificaba sobre qué temas", ha puntualizado finalmente Amargant.

Este miércoles también ha pasado por el juzgado el primer abogado que tuvo Amador, de Paula, pero no ha querido hablar con los medios de comunicación.

Denuncia por acoso

En relación a la denuncia por acoso que Amador presentó contra Torramadé, el actual abogado de la exasesora de UDC, Joaquim Bech de Careda, ha detallado está a la espera de que el juzgado de Instrucción que lleva el caso se pronuncie sobre una petición de prueba muy específica: el vaciado de los mensajes de texto y llamadas entre los comensales que asistieron a la cena donde presuntamente de produjo el acoso.

"Todos los asistentes a la cena ya han declarado ante el juzgado y están sometidos al principio de veracidad, por lo que entendemos que no pondrán ningún obstáculo para dar su consentimiento para que el juzgado acceda a los mensajes que se mandaron los días posteriores a la cena", ha puntualizado el letrado.

Bech de Careda ha hecho esta petición para descartar posibles malinterpretaciones que se hayan podido hacer sobre la existencia de ciertos mensajes que confirmarían el presunto acoso.

"Si me dicen que no dan consentimiento lo entenderé como una obstrucción a la justicia y actuaremos en consecuencia, ya que podría indicar que están mintiendo", ha manifestado finalmente el abogado.

Consulta aquí más noticias de Girona.