El grupo parlamentario MÉS ha afirmado que la recolocación del exconseller de Educación, Cultura y Universidades, Rafael Bosch, como asesor en la Conselleria de Economía y Competitividad, es un "mal mensaje" ya que se está despidiendo empleados, algunos "incluso afines al PP", en la Administración pública.

El portavoz de los econacionalistas, Biel Barceló, ha criticado esta decisión del presidente del Govern, José Ramón Bauzá, ya que, según ha lamentado, va en contra "del discurso que hizo a principio de legislatura" de disminuir los altos cargos. "Con la nueva remodelación ha generado 11 nuevos cargos", ha dicho al respecto.

En este sentido, ha planteado tras la Junta de Portavoces que "cómo explican a una persona que ha sido despedida", que el también exportavoz del Ejecutivo autonómico ha sido "recolocado en una plaza de asesor de nueva creación".

Para la portavoz del PP en el Parlament, Mabel Cabrer, se debe "diferenciar" ya que "una cosa es el sistema de amortización de plazas y otra los cargos de confianza".

Así, ha dicho que "lo que es evidente es que ha habido una reducción importantísima de altos cargos en la Administración y esto es palpable dentro del presupuesto", pero por otra parte el Govern tiene "libertad para nombrar a su equipo de trabajo".

El anuncio de la incorporación de Bosch se hizo público este martes y según se detalló su "experiencia" en la "administración y en el sector privado" son los factores a tener "en cuenta en negociaciones diversas y en atracción de proyectos".

Además, "las mejoras" en la formación y educación, áreas que, según destacaron, son conocidas por el exconseller, "deben contribuir a aumentar la capacitación profesional de los jóvenes de Baleares y, por tanto, la competitividad de la economía".