La Policía Nacional responsabiliza a unos operarios de rociar con ácido el coche de una persona que los había contratado para que realizasen unas obras en su domicilio y con el que no llegaron a un acuerdo en el montante final del coste de la obra.

Los hechos, según ha informado la Policía Nacional, se produjeron, cuando tras haber contratado unas obras en casa, sobre unas reformas, los albañiles comunicaron que el precio era superior al pactado en unos 2.000 euros. Al no ponerse de acuerdo, los operarios abandonaron la obra sin finalizar.

Después de algunas discusiones telefónicas y solicitarle que devolviera las llaves del garaje, que se les habían facilitado para mayor comodidad en el transporte de material, un día, las personas que habían contratado la obra, observaron la furgoneta de los albañiles por las inmediaciones y vieron cómo dos de ellos accedía al garaje. Como estaban un poco molestos y les infundían sospechas, los grabaron con un teléfono móvil.

Cuando se marcharon, los propietarios del vehículo bajaron al garaje comunitario y observaron cómo su coche estaba rociado con un ácido que deterioraba toda la pintura, que se encontraba "como en ebullición".

El ácido había salpicado a otros vehículos que estaban aparcados en las inmediaciones y también les había producido daños. Igualmente presentaban daños el suelo del aparcamiento y alguna columna.

Los presuntos autores han sido identificados, y los hechos, puestos en conocimiento del juzgado correspondiente. La Policía Científica realizó la correspondiente inspección ocular del hecho y recogió muestras.

Consulta aquí más noticias de Asturias.