Los trabajadores de la empresa malagueña de placas fotovoltáicas Isofotón han anunciado que nuevas movilizaciones para intentar que la compañía de marcha atrás en la aplicación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que prevé un total de 360 despidos, después de que Isofotón y el comité de empresa no hayan llegado a un acuerdo en el periodo de negociación que ha finalizado este miércoles.

El delegado sindical de CSIF en la empresa, Miguel Ruiz, ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, que lo que está haciendo la empresa "nos parece una tomadura de pelo", en referencia a la forma en que se lo han comunicado a los empleados. "Es una indecencia que suban de nuevo los despidos a 360", ha matizado Ruiz, ya que "se falta el respeto a 700 familias".

Por eso, ha aseverado el delegado sindical, "tenemos previstas nuevas movilizaciones". En concreto, los trabajadores de la compañía llevaran a cabo una marcha este viernes desde la plaza de la Constitución hasta de la Delegación del Gobierno andaluz como medida de protesta.

Además, según ha adelantado Ruiz, "ya estamos trabajando en un plan de actuaciones para llevar a cabo de manera inmediata". Desde CSIF han insistido en que Isofotón "es una empresa subvencionada por la Junta hasta el día de hoy, por lo que desde la Administración regional debería de decir algo al respecto", ha concluido.

Por su parte, el secretario del comité de trabajadores, Juan Francisco Avilés, ha anunciado que están preparando una demanda colectiva, "y también presentaremos demandas individuales de cada uno de los trabajadores".

Concurso de acreedores

Isofotón ha anunciado este miércoles su decisión de presentar concurso voluntario de acreedores la próxima semana como consecuencia, entre otras circunstancias, "de la negativa de las entidades financieras a refinanciar la deuda" con la sociedad.

Según han indicado desde la mercantil, la intención es que el próximo martes día 4 de junio se presente ante el Juzgado de lo Mercantil la documentación necesaria sobre la situación económica de la empresa para el inicio del procedimiento de concurso voluntario de acreedores.

Asimismo, la compañía ha comunicado la conclusión de su proceso de reajuste en su fábrica de Málaga y, con el objetivo de garantizar la viabilidad de dicha fábrica y su posición "clave" como centro de I+D global de la compañía, ha confirmado "la necesidad de establecer 360 despidos directos" —y no 230, última cifra dada por la empresa—, al finalizar este miércoles el periodo de consultas sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Consulta aquí más noticias de Málaga.