La cifra oficial de población de Cantabria a 1 de enero de 2012 se sitúa en los 593.861 habitantes, lo que supone que durante 2011 aumentó un 0,12% (740 nuevos vecinos), la variación interanual más baja registrada en la región desde 1999, aunque cuatro décimas superior a la media nacional.

Así se indica en el Boletín de Síntesis Demográfica Cantabria 2012, elaborado por el Icane a partir de los datos del Padrón Municipal de Habitantes del INE, en el que se señala que Santander perdió 1.456 vecinos, un 0,8%, lo que supone el 50% del total regional.

En Cantabria, en menos de un quinquenio, se ha pasado de aumentos anuales de 9.000 personas (2007), a los pocos más de 700 del último año.

El mayor freno en el crecimiento ha tenido lugar entre 2009 y 2010, donde a un aumento de 7.097 habitantes le sucedió otro de 3.015, aunque en 2011 apenas eran 871 los nuevos empadronados.

La distribución y evolución de la población empadronada continúa marcada por la desigualdad territorial. Así, el área de costa, donde reside un 87% de la población, crece un 0,3%, mientras que el interior vuelve a perder habitantes (0,9%), mayor que la media del año anterior (0,2%).

Durante 2011 en el área de costa crecieron cuatro de las seis zonas demográficas. La que más, el Área de Influencia Urbana de Santander (2,6% y 1.553 personas), sobre todo por el aumento de vecinos en los municipios de Entrambasaguas (4,8%) y Piélagos (4,4%).

La segunda zona con mayor crecimiento fue el Arco Metropolitano de Santander, con un aumento del 1%, en este caso asociado al crecimiento de Bezana (3,2%) y Astillero (1,5%).

Sin embargo, las que pierden son la Costa Occidental, con una caída del 0,3%, y el municipio de Santander, cuyo descenso fue del 0,8%, con una pérdida absoluta de 1.456 vecinos.

En el área interior descienden, por primera vez, todas las zonas. La caída más pronunciada tuvo lugar en la zona de los Valles altos del Pas y el Miera (-3,6%), seguida del Valle del Nansa (-2,1%). Todos los municipios de ambas zonas han perdido población.

Con menos pérdidas se sitúan el Valle medio del Pas y Valle de Pisueña (0,5%) y el Alto Asón (0,6%), únicas dos zonas que crecieron en 2012.

En Pas-Pisueña el descenso de población es menor como consecuencia del crecimiento de Arredondo (1,4%), y en el Asón, por el Santiurde de Toranzo (1,5%) y Saro (1,2%).

En términos absolutos, la zona con un mayor descenso del número de empadronados es Campoo y los Valles del sur, con 194 habitantes menos.

A escala municipal, más del 50% de las pérdidas de población se acumulan en Santander, a la que sigue Torrelavega (-256), Laredo (-112), Reinosa (-106) y Los Corrales de Buelna (-104).

El crecimiento está más repartido y el 51% del mismo se acumula en cuatro municipios: Piélagos (988), Santa Cruz de Bezana (378), Astillero (263) y Entrambasaguas (212).

Consulta aquí más noticias de Cantabria.