El Gobierno de Navarra ha aprobado en su sesión de este miércoles un Decreto Foral por el que se regula el funcionamiento y la gestión del Depósito Legal en la Comunidad foral para preservar el patrimonio bibliográfico, sonoro, visual, audiovisual, y permitir el acceso a él.

Esta regulación supone el desarrollo en Navarra de la Ley 23/2011, de 29 de julio, de Depósito Legal, que entró en vigor a comienzos de 2012, y que establece que corresponde a las comunidades autónomas dictar las disposiciones necesarias para su desarrollo y ejecución, en el ámbito de sus respectivas competencias.

El depósito legal es la institución jurídica que permite a las Administraciones Públicas recoger ejemplares de las publicaciones de todo tipo reproducidas en cualquier soporte y destinarlas por cualquier procedimiento a su distribución o comunicación pública, con el fin de cumplir con el deber de preservar el patrimonio bibliográfico, sonoro, visual, audiovisual y digital en cada momento histórico, y permitir el acceso a él con fines culturales, de investigación o información, y de reedición de obras.

Hasta ahora, el Depósito Legal estaba regulado a nivel nacional por una oficina en cada provincia. La Constitución Española de 1978 transfirió determinadas competencias en esta materia a las comunidades autónomas, a la espera de una ley nacional que regulase los depósitos autonómicos, que además aglutinara los diferentes soportes surgidos con las nuevas tecnologías.

El principal cambio que introduce esta Ley, y que también recoge el Decreto, se centra en que con anterioridad las imprentas eran quienes debían depositar los materiales, mientras que ahora lo deben realizar los editores, con lo que se mantiene unida la integridad de la obra, independientemente de los diferentes soportes que la conformen.

En este sentido, y para facilitar a los editores navarros el nuevo procedimiento, el Gobierno de Navarra creó hace un año una aplicación online en su catálogo de servicios, denominada solicitud de Depósito Legal.

Desde su entrada en funcionamiento y hasta el momento se ha dado de alta 360 editores, que engloba tanto a editores profesionales como a no profesionales (agrupaciones deportivas y culturales, entidades locales, etc), que con la nueva normativa también deben depositar materiales.

El centro depositario en Navarra sigue siendo la Oficina de Depósito Legal, dependiente del Departamento de Cultura, Turismo y Relaciones Institucionales. La oficina gestionará el depósito de los ejemplares para la Biblioteca de Navarra (centro de conservación en la Comunidad Foral), y para la Biblioteca Nacional de España (centro de conservación de la Administración del Estado).

Están obligados a constituir el depósito legal en Navarra los editores que tengan su domicilio, residencia o establecimiento permanente en Navarra, cualquiera que sea el lugar de impresión.

Consulta aquí más noticias de Navarra.