DNI electrónico
El DNI electrónico hará más seguras las compras por internet. Fundació Barcelona Digital

La seguridad en internet es una de las principales barreras que impiden el desarrollo del comercio electrónico, ya que en general los usuarios se muestran reacios a introducir sus datos personales o bancarios en una página web porque temen que terceras personas logren acceder a ellos.

El asunto de la seguridad y la confianza en el comercio electrónico ha sido objeto de análisis en el debate "E-confianza: los retos del DNI electrónico y el nuevo reglamento de la LOPD", celebrado en el marco del ciclo de Debates sobre la Economía Digital.

El primer paso es establecer las medidas de seguridad oportunas para ganarse la confianza electrónica

Allí, los expertos han señalado que el primer paso para impulsar el comercio a través de internet es establecer las medidas de seguridad oportunas para ganarse la confianza electrónica (e-confianza) de los internautas.

La identificación mediante el DNI electrónico puede ser una de las soluciones, ya que incorpora un chip que contiene nuestra firma electrónica certificada digitalmente garantizando con total seguridad y autenticidad la identidad del usuario.

Pero existen dudas sobre si realmente se llegará a utilizar el DNI electrónico para realizar compras a través de Internet, debido principalmente al gran esfuerzo que supondrá el proceso tanto para los clientes como para las empresas.

Según Iñaki Uriarte, Secretario General de la Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEMD), exigir a los clientes que se identifiquen mediante este nuevo sistema ofrecerá una mayor seguridad pero "existe un cierto temor por parte de los comerciantes online a que dificulte el proceso de compra y ya se sabe que en Internet todo debe poder hacerse en unos pocos clicks".

El primero, en Burgos

El DNI electrónico se empezó a expedir en marzo de 2006 en Burgos y desde entonces ya se han entregado más de 120.000 DNI electrónicos en 21 provincias españolas de Aragón, Asturias, Castilla y León, Cantabria, Galicia, La Rioja, Navarra y Canarias.

La especial novedad que incorpora el nuevo documento de identidad es la certificación de la firma electrónica, que aporta una seguridad hasta ahora no conseguida en las relaciones telemáticas con los ciudadanos y gracias a la cual se convierte en un instrumento básico para el comercio electrónico.