La Guardia Civil ha detenido a seis personas de origen árabe como autores de tres delitos de robo con violencia e intimidación cometidos en domicilios de ciudadanas chinas en Illescas (Toledo) y en Paracuellos del Jarama (Madrid), a las que reducían mediante el método del 'estrangulamiento' para perpetrar estos hurtos.

En esta operación, denominada 'Lejano Oriente', la Guardia Civil ha detenido a S.S, S.B.M, J.T, por robos en la localidad madrileña de Paracuéllamos del Jarama, y a H.K, O.B.L y M.L por hurtos en el municipio toledano de Illescas, en los que también estaba implicado S.S. Los seis detenidos tienen entre 30 y 36 años, según ha explicado en rueda de prensa el subdelegado del Gobierno en Toledo, José Julián Gregorio.

La investigación se inició tras producirse dos robos en domicilios de una zona residencial de la localidad de Illescas, propiedad de estas mujeres de nacionalidad china que trabajaban en un polígono industrial de la localidad madrileña de Fuenlabrada.

Las víctimas, mujeres procedentes de China, conducían vehículos de alta gama y eran complexión pequeña, hecho que favorecía a los detenidos pues podían abordarlas con mayor facilidad.

Tras una primera fase de localización y seguimiento para determinar el negocio del que provenían, los asaltantes seguían a estas mujeres hasta su lugar de residencia, esperaban a que bajaran de sus vehículos, abordándolas brutalmente por el método del 'estrangulamiento', sorprendiéndolas por la espalda y ejerciendo una gran presión, llegando a producir aturdimientos o incluso desmayos.

La red cometía los delitos en las tardes de fin de semana, por considerar que la recaudación que pudieran trasladar las víctimas fuera mayor que durante el resto de la semana.

Seguimiento a los sospechosos

Los agentes, tras hacer un seguimiento de tres de los delincuentes, los detuvieron en Paracuellos del Jarama tras haber asaltado a una mujer que quedó tendida en el suelo. La mujer, una vez auxiliada por los guardias civiles, manifestó que acababa de ser víctima de un robo con violencia cometido por estas personas, quienes habían utilizado el mismo método empleado en los robos cometidos en la localidad toledana de Illescas.

Asimismo, se ha detenido a otras tres personas que estaban implicadas en los dos robos cometidos en las viviendas de Illescas y se han recuperado 2.235 euros y tres terminales de telefonía móvil de última generación que fueron sustraídos a las víctimas.

Posteriormente, la Guardia Civil detuvo a otras tres personas por un delito de receptación, al haber comprado algunos de los objetos que habían sido sustraídos en las viviendas de Illescas.

Los seis detenidos han sido imputados por pertenencia a un grupo criminal, y han pasado a disposición judicial, quedando cinco de ellos ingresados en prisión. En la operación han participado agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Illescas. La investigación sobre estos hurtos continúa abierta.

Consulta aquí más noticias de Toledo.