Hospital Quirón Zaragoza realizará el próximo viernes, día 31 de mayo, cooximetrías, COPD6 y otras pruebas gratuitas a los ciudadanos, uniéndose así al Día Mundial Sin Tabaco, con el objetivo de incidir en la importancia de la prevención y la detección precoz de enfermedades asociadas al tabaquismo.

Estas pruebas se llevarán a cabo de forma totalmente gratuita, en el hall de su Hospital de Día, situado en la avenida de Gómez Laguna, 82, La Floresta, y durante toda la jornada, de 9.30 horas a 13.00 horas, y por la tarde, a partir de las 16,30 horas.

Con esta iniciativa el centro hospitalario pretende sensibilizar a la población aragonesa sobre la importancia de que cualquier fumador activo o social se someta a estas pruebas, para determinar el estado de sus pulmones y lograr un diagnóstico precoz de enfermedades mortales o patologías relacionadas con este hábito, como pueden ser la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o enfisema pulmonar.

Según la doctora Ana Boldova, de la Unidad de Deshabituación Tabáquica de Hospital Quirón Zaragoza, "la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) representa un grave problema de salud en todo el mundo. Es una enfermedad prevenible, si se deja de fumar, tratable, con repercusión general en todo el organismo y de evolución progresiva".

Ha explicado que "las enfermedades asociadas son frecuentes en la EPOC, que origina una disminución significativa en la calidad de vida del enfermo. Presenta también una alta prevalencia, aproximadamente un 10 por ciento en la población española, con una alta tasa de mortalidad, ya que supuso la cuarta causa de muerte en 2010 a nivel mundial, y se prevé que ascienda a ser la tercera causa en 2020".

La doctora Boldova ha subrayado que "un dato muy importante derivado de diversos estudios es el infradiagnóstico de dicha patología, ya que un 78 por ciento de la población española no está diagnosticada".

Así, durante el Día Mundial Sin Tabaco, se realizarán sencillas pruebas como la cooximetría, utilizada para detectar la pérdida en la capacidad de oxigenación de la hemoglobina y que consiste en determinar el nivel de monóxido de carbono en el aire espirado por un individuo.

También se llevará a cabo la prueba COPD6, que señala un valor aproximado de la función pulmonar, y, en casos seleccionados, se realizarán espirometrías, que muestran la velocidad del flujo de aire en función del volumen pulmonar, lo que permite evaluar la función pulmonar ante la presencia de síntomas respiratorios, así como el diagnóstico y seguimiento de pacientes con enfermedades respiratorias.

La relación entre tabaco y cáncer es directa y la desaparición del primero convertiría a ciertos tumores, como el de pulmón, en infrecuentes. Además, según la Organización Mundial de la Salud, el consumo del tabaco, ligado directamente a enfermedades mortales como el cáncer de pulmón, es la segunda causa mundial de muerte, tras la hipertensión, y es responsable de la muerte de uno de cada diez adultos.

Otros efectos nocivos

El daño del tabaco no se restringe al pulmón, sino que el riesgo de tumores afecta a todos los órganos que entran en contacto con él, especialmente la boca, muchas veces olvidada, y es determinante en las enfermedades cardiovasculares.

El cáncer no es el único daño que causa el tabaco en el pulmón. El enfisema y la EPOC son dos procesos irreversibles directamente relacionados con el tabaco.

El tabaquismo afecta de forma negativa a la fertilidad masculina y femenina, así como en el proceso de concepción y adelanta la menopausia 4 años.

La mujer fumadora tiene más riesgos durante el embarazo, y su bebé también sufre las consecuencias negativas durante el embarazo y después de su nacimiento.

Los niños son las víctimas más vulnerables entre los fumadores pasivos y el tabaco es el factor de riesgo prevenible más determinante en las enfermedades respiratorias infantiles.

También el fumador duerme menos y su calidad del sueño es peor. La adicción que causa la nicotina es el principal obstáculo en el proceso de deshabituación, pero una vez se supera, hay beneficios visibles de inmediato, como la calidad de la piel.

Deshabituación tabáquica

Por otro lado, la doctora Ana Boldova ha insistido en que "dejar de fumar es lo mejor que se puede hacer por la salud. Y para llegar a ese objetivo, aunque los profesionales sabemos que es un camino difícil para el fumador, lo primero que hay que entender son los beneficios a corto y largo plazo que le reportarán". Ha continuado diciendo la neumóloga que "hay que dar ese primer paso y ponerse en manos de profesionales que te ayuden a recorrerlo para llegar al objetivo, al éxito: dejar de fumar".

Una vez logrado, la piel es el primer órgano en beneficiarse. "De forma progresiva y ya desde las primeras horas se puede observar una mejoría importante en la calidad de la piel", ha afirmado la doctora Paula Bergua, dermatóloga de Quirón Zaragoza. La razón: "Los radicales libres. Cada bocanada de humo de cigarrillo produce unos dos millones de estas moléculas, responsables de la oxidación y del envejecimiento de todas las células de nuestro cuerpo".

Además, "la nicotina es un alcaloide que provoca la constricción de los vasos que riegan nuestros tejidos —90 minutos por cada cigarrillo— y el monóxido de carbono disminuye la cantidad de oxígeno transportada en sangre", ha resaltado la especialista.

A ello hay que añadir que "disminuye los niveles de vitamina A, produce cambios en la cantidad y calidad del colágeno y elastina, atrofia cutánea y disminuye los fibroblastos", entre otros perjuicios. Todo ello provoca "envejecimiento cutáneo prematuro y dificultad para la cicatrización de las heridas", ha finalizado diciendo la doctora Bergua.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.