La Comisión Europea (CE) confirmó este miércoles que recomienda conceder a España dos años más, hasta 2016, para corregir su déficit excesivo y más margen para los ejercicios individuales frente a lo establecido por el Gobierno de Madrid.

"España debe poner fin a su actual situación de déficit excesivo de aquí a 2016", señala la CE en su recomendación dirigida al Consejo de la UE, en la que indica que el país debe cumplir unos objetivos de déficit global del 6,5% del PIB en 2013, del 5,8% en 2014, del 4,2 % en 2015 y del 2,8% en 2016.

En su programa de estabilidad, el Gobierno español había fijado los objetivos de déficit en el 6,3% del PIB este año, del 5,5% en 2014, del 4,1% en 2015 y del 2,7% en 2016. Esta muestra de confianza por parte del Ejecutivo comunitario no será gratutita.

Bruselas ha emitido una serie de recomendaciones a España relativas al Programa Nacional de Reforma de 2013 y que también afectan al Programa de Estabilidad para 2012-2016.

Estos consejos obligan a nuestro país a profundizar en algunas de las reformas ya emprendidas que han provocado un gran descontento social. Estos son algunos de los puntos más destacados del documento de la Comisión Europea: 

  • Reforma de las pensiones. Bruselas ha pedido a España concluir la reforma de las pensiones "a más tardar al final de 2013". Europa insiste en que en la reforma debe primar el factor de sostenibilidad para garantizar la estabilidad financiera a largo plazo. Lo que las autoridades europeas pretenden a corto plazo es desligar la revalorización de las pensiones del IPC, es decir, del aumento anual del coste de la vida. Esto supondrá la pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas, como ya ocurrió en 2012, cuando las pensiones se revalorizaron un 1% y el dato del IPC fue del 2,9%. La comisión de expertos a la que el Gobierno ha encargado un informe sobre el factor de sostenibilidad de las pensiones presentará la próxima semana sus conclusiones a los miembros de la Comisión de seguimiento del Pacto de Toledo.

  • Aumentar la edad de jubilación. La Comisión Europea quiere que la edad de jubilación vaya subiendo progresivamente en función del aumento de la esperanza de vida. Este es otro de los puntos a tratar en la reforma de las pensiones. Hay que recordar que en España la edad de jubilación ya se ha desplazado recientemente desde los 65 años hasta los 67, aunque a esta edad no se llegará hasta 2027. Actualmente crece a un ritmo superior al mes y medio por año. Es decir, este año, la edad de jubilación se situa en 65 años y un mes y medio; en 2014, en 65 años y algo más de tres meses; y así sucesivamente hasta que en 2027 se alcancen los 67 años.

  • Reducción del gasto farmacéutico en hospitales. La UE habla de aumentar la relación coste-eficacia dentro del sector sanitario, aunque  manteniendo la accesibilidad de los grupos más vulnerables. Pide la reducción del gasto farmacéutico de los hospitales y aboga por un uso eficiente de los recursos.

  • Reforma laboral. España deberá considerar, como muy tarde en septiembre, si es necesario introducir cambios en la reforma laboral. Esta ha sido una de las cuestiones en las que más ha insistido el Ejecutivo comunitario. El Gobierno de Rajoy ya tomó medidas en este sentido en 2012, elaborando una norma que rebaja los derechos de los trabajadores argumentando que con las medidas que ponía en marcha pretendía "flexibilizar" el mercado laboral. Entre otra cosas, la reforma laboral vigente abarata el despido. Esto le ha costado a Rajoy dos huelgas generales.

  • Subida de más de un 100% del IVA reducido. En materia fiscal, Bruselas reclama una "revisión sistemática del sistema tributario para marzo de 2014". En esta revisión debe explorarse la posibilidad de subir el IVA a algunos productos a los que se aplica el IVA reducido del 10% al 21%. Afectaría a productos como la carne, el pescado, el café, el pan integral, el aceite los yogures o la pasta. También están incluidos en este apartado las entradas a espectáculos deportivos. Desde 2010, el IVA reducido ha subido del 7% al 10%. 

  • Impuestos sobre los carburantes. Bruselas solicita a nuestro país adoptar medidas adicionales en lo que respecta a los impuestos medioambientales, sobre todo los impuestos sobre los carburantes. Señalar que desde septiembre de 2012, el Gobierno mantiene una lucha contra los operadores de productos petrolíferos, a los que acusa de obtener márgenes demasiado elevados con la venta de gasolina y gasóleo, lo que afecta a la inflación por el fuerte peso de la energía en la composición del IPC. El Ejecutivo lanzó en febrero una serie de medidas para incrementar la competencia en el sector e intentar reducir los márgenes de los operadores.

  • Reforma integral de la administración. El Ejecutivo europeo apuesta por mejorar la eficiencia y la calidad del gasto público en todos los niveles de la administración y llevar a cabo un examen sistemático de las mayores partidas de gasto en marzo de 2014. Se trata, sobre todo, de eliminar duplicidades en los servicios públicos. Además, España deberá aprobar, con arreglo al calendario presentado, la reforma de la administración local.

  • Reforma del sector eléctrico. El Gobierno deberá abordar el déficit de la tarifa eléctrica adoptando y aplicando una reforma estructural del sector de la electricidad antes del final de 2013. El déficit de tarifa —el desfase que se produce porque los ingresos del sistema eléctrico no son suficientes para cubrir los costes— superó al cierre del pasado año los 28.000 millones de euros, según datos ofrecido por la Comisión Nacional de Energía (CNE).