La Comisión Europea ha propuesto este miércoles ampliar al 6,5% el margen de déficit para España este año, dos décimas más (equivalentes a unos 2.000 millones de euros) que el 6,3% que había pedido el Gobierno de Mariano Rajoy. El objetivo vigente es del 4,5%.  

El Ejecutivo comunitario ha confirmado además la prórroga de dos años, hasta 2016, para que España reduzca el déficit por debajo del umbral del 3% que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

En materia fiscal, Bruselas dice que debe explorarse la posibilidad de subir el IVA a algunos productos a los que se aplica el IVA reducido del 10% al 21%Su justificación es que el Gobierno de Rajoy ha cumplido los ajustes estructurales exigidos en 2012 y que la situación económica ha empeorado.

Bruselas también ha pedido a España concluir la reforma de las pensiones, con la definición del factor de sostenibilidad, antes de que acabe el año y considerar si es necesario introducir cambios a la reforma laboral como muy tarde en septiembre de 2013.  

El Ejecutivo comunitario ha decidido no lanzar un expediente sancionador contra España por desequilibrios excesivos, pero a cambio ha fijado un calendario acelerado para las reformas ya previstas por el Gobierno.

En materia fiscal, Bruselas reclama una "revisión sistemática del sistema tributario para marzo de 2014". En esta revisión debe explorarse la posibilidad de subir el IVA a algunos productos a los que se aplica el IVA reducido del 10% al 21%. El Gobierno de Mariano Rajoy tendrá además que "adoptar medidas adicionales respecto a los impuestos medioambientales, sobre todo los impuestos sobre los carburantes".

España debe "considerar una mayor limitación del gasto fiscal relativo a la imposición directa" y también "adoptar medidas adicionales para reducir el sesgo a favor del endeudamiento en el impuesto de sociedades". La Comisión reclama también intensificar la lucha contra la economía sumergida y el trabajo no declarado.

Las propuestas de Bruselas deben ser ahora aprobadas por el Eurogrupo y el Ecofin en su reunión de junio y avaladas por la cumbre de líderes europeos que se celebrará a finales de ese mes.