Eva Díaz Pérez
'Adriático', ganadora del Premio Málaga 2012. EFE/ARCHIVO

Eva Díaz Pérez continúa su obsesión por narrar Europa en su nueva novela, Adriático, ganadora del Premio Málaga 2012, y que ahora publica la Fundación Lara.

El profesor Vittorio Brunelleschi recibe el encargo de rastrear los objetos naufragados en la laguna de VeneciaDe nuevo, la autora trata de contestar una pregunta: "¿Existe una reivindicación de la memoria europea?".  En esta ocasión, la escritora ambienta su relato en dos enclaves: la ciudad de Venecia y Trieste, dos ciudades que despertaron la "sensualidad de su prosa" y su estilo "esmerado pero fluido", según destacó el jurado de este premio.

En esta novela el profesor Vittorio Brunelleschi recibe el encargo de rastrear los objetos naufragados en la laguna de Venecia, que en apariencia son trastos inservibles, pero cuentan la historia de la ciudad.

Aunque el libro comienza como un relato de fantasmas, también cuenta la historia de una saga que se remonta al siglo XV y el rastro que el pasado evoca en el presente es uno de los temas de fondo de esta novela, en la que se trata de mostrar un fragmento de la memoria europea.

"Lo que hago es preguntarme si existe una reivindicación de nuestra memoria de europeos", ha señalado Díaz Pérez durante la presentación de la obra.

Fijar la mirada en la historia común

A su juicio, "se mira mucho la frivolidad del dinero, algo que no ha de ser tan importante". "Estamos dando un espectáculo patético", ha sentenciado la escritora, quien opina que se debería fijar la mirada en la historia. "A mí me sirve mi identidad europea", indica.

Algo que tienen en común las calles de las ciudades europeas es lo que el alemán denomina Geschichtmüde ('fatiga de la historia', en español), una estética común construida sobre una misma historia, según ha explicado. En Europa "hay que agarrarse a esa dignidad como continente", manifiesta la autora.

Adriático forma parte de un proyecto literario para intentar contar Europa a través de una galería de novelas. Después de terminar una trilogía dedicada a la España que pudo ser, Díaz Pérez confiesa que le apetecía quedarse a pensar Europa, un continente ahora "perdido y lleno de incertidumbres".

Documentarse a fondo

Uno de los problemas de la novela histórica contemporánea es que los personajes que sustentan el relato "parecen personas de hoy". En opinión de la autora , esto se debe a que la falta de documentación que existe por parte de quien narra.

"Ha de haber un compromiso por parte del autor cuando te adentras en una época que no es la tuya. A mí me gusta documentarme hasta el exceso, conocer la indumentaria de un soldado, por ejemplo, para conocer sus miedos y sensaciones", explica.

En este caso, cuenta que ha paseado por "mil palacios" para contar "en cuatro pinceladas clave" tan solo uno de ellos, y evitar el "exceso" para no cansar al lector.

Díaz Pérez (Sevilla, 1971) es también autora de las novelas El sonámbulo de VerdínEl club de la memoria (con la que fue finalista del Premio Nadal 2008), Memoria de cenizas e Hijos del mediodía.

*Consigue un ejemplar de Adriático en PopularLibros.