Hipoteca
El crédito hipotecario, un método para comprar una vivienda. GTRES

Este mes de mayo quedó aprobada la Ley de medidas para reforzar la protección de los deudores hipotecarios, reestructuración de la deuda y alquiler social. Sus defensores celebran que la ley ha supuesto un "avance" en aspectos importantes como los intereses de demora, las tasaciones o la ampliación de las suspensiones temporales de desahucios.

El sistema actual basado en la existencia de una sentencia firme ha fallado estrepitosamentePero en otras cuestiones se ha quedado "corta". Así lo creen los notarios. El vicepresidente del Consejo General del Notariado, Joan Carles Ollé, advierte de que la reforma de la Ley Hipotecaria "deja atados de pies y manos" a los notarios al no darles la potestad de rechazar cláusulas que consideran abusivas en el momento de celebración del contrato.

Ollé lamenta que la nueva ley no mejora la "deficiente" normativa sobre el control preventivo de las claúsulas abusivas. "El sistema actual de fiscalización de las claúsulas basado en la existencia de una sentencia firme y la posterior inscripción en el registro de Condiciones Generales de la Contratación ha fallado estrepitosamente", apunta.

"Debería bastar la sentencia firme publicada desde el Consejo General del Poder Judicial para su obligatoria apreciación por los notarios en el momento de redactar la escritura de hipoteca", ha sugerido el vicepresidente  de los notarios en una conferencia en el Senado con ocasión del 151 Aniversario de la Ley de Notariado.

Los notarios nos encontramos aquí entre la espada y la paredY es que, a su juicio, la mejor solución pasaría por atribuir a los notarios un "control de legalidad efectivo" sobre las claúsulas abusivas ya que son ellos quienes intervienen en el momento decisivo en que se celebra el contrato.

"Los notarios nos encontramos aquí entre la espada y la pared, para decirlo gráficamente, pues la sociedad nos pide con toda lógica un papel proactivo en el rechazo de las claúsulas abusivas de los contratos pero la realidad es que la legislación vigente nos deja atados de pies y manos", ilustra Ollé, antes de precisar que el objetivo prioritario del legislador debe ser lograr que no haya claúsulas abusivas en los contratos de préstamo hipotecario.