'ETA'
Los autores de 'Branding Terrorism' analizan el logotipo de ETA y destacan la figura de la serpiente enroscada en el hacha: "El hacha y la serpiente representan la creencia del grupo de que hay una inseparable relación entre la lucha armada y la política" Merrell Publishers

La Policía Nacional ha elaborado el informe más pesimista que tiene sobre la mesa el Ministerio del Interior sobre el futuro a medio plazo de ETA. Un informe que ha servido de base para que un fiscal de la Audiencia Nacional haya alertado este lunes en el juicio que se celebra por amenazas terroristas contra el ex secretario personal del alcalde de San Sebastián, Josetxo Ibaceta, que es posible "una escisión y una vuelta a la actividad armada" de la banda terrorista.

"Los informes que actualmente maneja el Ministerio del Interior son que esa fase de bloqueo va a llevar a una ruptura o a una escisión, y a una vuelta a la actividad armada", ha señalado el fiscal Carlos Bautista. El ministerio del Interior y presidencia del Gobierno reciben periódicamente informes clasificados de secretos que analizan la situación de ETA en ese momento. Son informes que realizan los servicios de información de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, y la unidad antiterrorista del CNI. Como ya publicó el diario El País, en abril se elaboraron tres informes con tres conclusiones totalmente distintas, lo que descolocó un poco al presidente Rajoy.

El más pesimista fue el de la Policía Nacional. "El más prudente, mejor que pesimista", señalan fuentes policiales. En él se señala que puede haber una escisión dentro de ETA, lo que propiciaría un atentado sin víctimas. La Policía ha detectado movimientos de radicalización dentro de la estructura clandestina de ETA en Francia. ¿Por qué estos movimientos? ETA ya avisó en su comunicado del 17 de marzo que "la disolución del espacio de diálogo constituye un paso atrás muy claro y traerá consecuencias negativas, que dificultan y retrasan la resolución del conflicto". Un aviso a navegantes de que existe una fase de bloqueo, como ha recordado el fiscal Bautista.

ETA no hace más que recibir presiones de la izquierda abertzale para que desarme ETA no ha obtenido el marco de diálogo que ha reclamado al Gobierno y "no hace más que recibir presiones de la izquierda abertzale para que siga dando pasos en el camino del desarme y la disolución. Un atentado sin víctimas no solo sería un toque de atención al Ejecutivo, sino también a la izquierda abertzale", señalan fuentes antiterroristas consultas. Un portavoz de Interior, por su parte, se ha limitado a responder que "no hacemos comentarios a las opiniones de la Fiscalía". Aunque Interior ha aclarado que no cuenta con ningún informe que concluya de forma taxativa que ETA va a volver a atentar, sino análisis que manejan varias posibilidades.

Todos los escenarios posibles

"Es lógico. Hay que analizar todos los escenarios posibles. Y no llegan últimamente mensajes positivos desde los canales que maneja la Policía Nacional. Es cierto que ETA está muy tocada y controlada, pero ¿toda? La experiencia nos dice que siempre hay algún comando de legales [etarras no fichados] que se escapa al control de las Fuerzas de Seguridad", explican las mismas fuentes.

La Guardia Civil, que es la que mejor información maneja sobre el terreno, no es tan pesismista como la Policía Nacional, aunque no descarta esta hipótesis, algo que sí hace el CNI, que asegura que no volverá a haber atentados. El informe de la Policía coincide en gran medida con el análisis que hizo Europol a finales de abril: “Se cree que el grupo mantiene su estructura logística y continúa su función como organización clandestina (...) Preocupa que los sectores más radicales de ETA puedan tratar de retomar las actividades terroristas si fallaran en la consecución de sus objetivos políticos”.

Con este panorama parece difícil que la dirección de ETA recoja las recomendaciones que cuatro expertos internacionales (convocados este lunes por el Foro Social de Lokarri) han dado para desbloquear el proceso. Los mediados insisten en el desmantelamiento de las estructuras de ETA (una disolución, empleando otros términos), que los presos de la banda se acojan a la reinserción individual, que ETA no ponga como condición necesaria una negociación con el Gobierno y que haga pública alguna propuesta sobre el reconocimiento del daño causado a las víctimas.