Cada vez más comunidades autónomas adaptan selectividad al calendario académico europeo

  • Asturias, La Rioja, País Vasco, Navarra, Comunidad Valenciana y Canarias convocan la fase extraordinaria a finales de junio o principios de julio.
  • Esto evita que los alumnos que aprueben la prueba en la segunda convocatoria empiecen las clases un mes después que sus compañeros.
  • Los resultados son mejores si las recuperaciones se hacen antes.
Examen de selectividad en un aula de la Universidad Complutense de Madrid.
Examen de selectividad en un aula de la Universidad Complutense de Madrid.
JORGE PARÍS

Poco a poco son más las comunidades —este año seis— que se adecúan al calendario académico europeo y adelantan a julio las pruebas extraordinarias de selectividad, para alumnos suspensos o interesados en subir nota, aunque la mayoría de autonomías (once) sigue optando por convocarlas en septiembre.

"No se entiende (...) que se celebren una vez comenzado el curso, lo que conlleva que muchos estudiantes comiencen las clases un mes después que el resto de universitarios".

Lo dice un informe de la comisión permanente del Consejo de Estudiantes Universitarios del Estado (Ceune), que también denuncia que la variedad de calendarios académicos genera un modelo de alumnos "a dos velocidades".

Por el contrario, Asturias, La Rioja, País Vasco y Navarra ya vienen convocando las recuperaciones de selectividad s0lo unas semanas después de las pruebas ordinarias de junio, a lo que se unen este curso Comunidad Valenciana y Canarias.

Navarra ni siquiera aguarda a julio, como las otras de este grupo, sino que prevé las pruebas ordinarias de acceso a la universidad los días 5, 6 y 7 de junio y las extraordinarias el 26, 27 y 28 del mismo mes.

En la Comunidad Valenciana, fuentes de la Consejería de Educación argumentan que el comienzo del curso universitario próximo podrá ser los primeros días de septiembre y todos los alumnos, tanto los que aprueben en primera como en segunda convocatoria, podrán iniciarlo simultáneamente.

Las clases, cada vez antes

También señalan la tendencia de las universidades de anticipar el comienzo de las clases, tal como recomienda el Espacio Europeo de Educación Superior (proceso de Bolonia).

Justifican, además, que los alumnos podrán obtener mejores resultados si las recuperaciones son antes, pues tienen más reciente lo aprendido durante el curso.

La secretaria ejecutiva de la Red Universitaria de Estudiantes (Runae), María Victoria Vivancos, explica que Bolonia requiere una mayor participación académica del alumno y, por tanto, que las clases comiencen justo después de agosto, no en octubre como era costumbre.

Por eso, las comunidades autónomas, a petición de las universidades y en diálogo con los agentes educativos, deciden mover a finales de junio o primeros de julio la "fase B" de las pruebas de ingreso universitario.

Mejores resultados

Vivancos, que es vicerrectora de estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia, explica que también se había constatado que la tasa de aprobados de septiembre era baja en comparación con junio.

"Dejar dos meses de intervalo entre unas pruebas y otras no es garantía de que el alumno esté mejor preparado", apostilla.

El portavoz de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de las Universidades Públicas (Creup), Aratz Castro, defiende que el sistema universitario tiene que ser homologable también en los plazos.

"Eso ha forzado a que los calendarios haya que adaptarlos; no tiene ningún sentido que las universidades hagan las matrículas en julio con convocatorias de selectividad en septiembre".

Además, cuesta retomar los libros a últimos de agosto para preparar de nuevo los exámenes, reconoce.

¿Uno de los últimos años?

A falta de cerrarse la matrícula, en torno a 200.000 alumnos realizarán las pruebas de selectividad de junio, formada por una fase general obligatoria y otra específica voluntaria para subir nota; en 2012 aprobaron el 90,7% de los presentados.

Éste puede ser uno de los últimos años de selectividad, pues el Ministerio de Educación propone que desaparezca en la reforma educativa.

Bastaría para ingresar la nota del título de Bachillerato, que se obtendría después de aprobar una evaluación final de la etapa, aunque las universidades podrían fijar pruebas específicas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento