The Postal Service, Grizzly Bear, Tame Impala, Phoenix... primera noche del Primavera Sound

  • El Primavera ha replicado este año buena parte del cartel de uno de los festivales más importantes del mundo, el estadounidense Coachella.
  •  The Postal Service han desenvuelto su 'inditrónica' ante más de 10.000 personas.
  • Para el sábado se esperan las actuaciones de veteranos como Blur y The Jesus and Mary Chain.
Los integrantes de Grizzly Bear, durante el concierto de la banda estadounidense en la primera de las tres jornadas grandes del festival Primavera Sound 2013.
Los integrantes de Grizzly Bear, durante el concierto de la banda estadounidense en la primera de las tres jornadas grandes del festival Primavera Sound 2013.
EFE/Marta Pérez

Los estadounidenses The Postal Service fueron el paradigma de aquella combinación que trajo el nuevo siglo y a la que se denominó indietrónica, fórmula que diez años después de su último y único disco, "Give up", han desenvuelto sin nostalgia ante más de 10.000 personas en el festival Primavera Sound.

El dúo formado por Ben Gibbard y Jimmy Tamborello han sido uno de los artistas destacados de la primera de las tres jornadas grandes del Primavera, que este jueves ha abierto las puertas a tres días con cerca de 200 actuaciones, entre ellas las de Tame Impala, reclamo de esta edición, o Grizzly Bear.

Poco se puede decir de canciones como The District Sleeps Alone Tonight, We Will Become Silhouettes, Such Great Heights o Brand New Colony, sólo que son construcciones al que estos diez años de vida han sentado estupendamente y que han sonado frescas en la melancólica voz de Ben Gibbard, junto a otros nuevos temas más marcados por el postrock.

Inspirado en cierto ambiente circense, la puerta principal del Fórum daba la bienvenida un gran cartel luminoso de letras que se mueven arriba y abajo como aquellos reclamos de atracción de feria en los que se incitaba al público a pasar a contemplar a "freaks" y seres deformes.

'Coachella' español

El Primavera Sound ha replicado este año buena parte del cartel de uno de los festivales más importantes del mundo, el estadounidense Coachella, que en abril de este año contó con Tame Impala, Grizzly Bear, Blur, Phoenix o los propios The Postal Service entre sus actuaciones.

En el Desierto de Indio, donde se celebra el Coachella -durante dos fines de semana seguidos- también hubo una gran noria de feria: detalle que no faltó en el Primavera Sound.

Los australianos Tame Impala, uno de los reclamos de esta edición con su psicodelia digital, fueron capaces de atraer a una avalancha de gente al escenario Heineken, el más lejano de todos.

La banda de Perth, que acaba de perder a su bajo Nick Allbrok, -decidido a seguir por su cuenta ante el agobio del súbito éxito de Tame Impala- tiene disco nuevo, Lonerism, en el que Kevin Parker, verdadero artífice del tinglado, apuesta de nuevo por composiciones de capas sonoras superpuestas como ha exhibido esta tarde.

La sesión de tarde, además de la propuesta de estos australianos ha tenido otras resonancias setenteras, como el (post) punk de Savages, unas aguerridas chicas a las que no les importado actuar a media tarde con un sol poco propicio a su estilo, mientras a pocos metros, los neoyorquinos Woods también apostaban por la psicodelia, genero que combinaba muy bien el falsete de voz de su cantante, Jeremy Earl.

Los conciertos continuaron durante la medianoche con las actuaciones entre otros de Phoenix, Grizzly Bear y ya, muy entrada la madrugada (03:10 horas), de los norteamericanos Animal Collective.

Este viernes, día en el que está previsto que actúe Blur, quizás el nombre más llamativo de esta edición del Primavera, junto a otros veteranos como The Jesus and Mary Chain, se deberá estar pendiente del cielo, ya que las previsiones apuntan lluvia.

Manel, fenómeno catalán

Manel, el fenómeno de la música catalana, superventas con su último disco "Atletes, baixin de l'escenari", han pasado con buena nota su prueba de fuego en el Primavera, que el año pasado recibió algunas críticas por los horarios en que hicieron actuar a las bandas locales.

Lla banda barcelonesa ha dado un concierto correcto, quizás demasiado pulcro para lo que parecían reclamar las cerca de 3.000 personas que han congregado, y que sólo han parecido desmelenarse sin prejuicios con su hit Teresa Rampell, la última canción en sonar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento