El montaje de Flandes
Un periodista de la televisión pública belga informa en directo de sucesos que nunca tuvieron lugar.

RTBF, la televisión pública de Valonia ha provocado un escándalo sin precedentes en Bélgica al informar de que el Parlamento de Flandes acababa de votar su independencia.

En realidad se trataba de una noticia falsa, que se emitió en el marco de un programa sobre la unidad del país.

El montaje, sobre el que no había aviso y que tenía todos los trazos de verosimilitud, se ofreció como noticia de última hora y se acompañó de reacciones de políticos y personajes populares supuestamente en directo.

"Interrumpimos la programación para contarles..."

La alarma saltó a las 20:15 horas durante la emisión del programa ''Noticias en primera'', que tenía previsto emitir dos reportajes sobre los problemas lingüísticos que enfrentan a flamencos y valones.

Se interrumpió la programación y se inició un repaso por los escenarios de la noticia. Pero todo era falso

Además, la cadena iba a presentar los resultados de una encuesta especial elaborada por Ipso sobre el futuro del país.

De pronto, la programación se interrumpió con una noticia de última hora que se refería a la decisión del Parlamento flamenco de proclamar la independencia respecto a Bélgica.

Como si de una emergencia real se tratase, el presentador comenzó una ronda de conexiones en directo con los periodistas de la cadena, que informaban desde el lugar de la noticia de las reacciones desde el Parlamento flamenco o el valón.

La cadena llegó a decir, desde el Palacio Real, que Alberto II había huido para refugiarse en el extranjero, o que los ministros del Gobierno se habían refugiado en el mítico monumento Atomiun.

La circulación parada, trenes bloqueados e independentistas catalanes eufóricos en el Parlamento europeo

Durante las conexiones se entrevistaba a políticos y personajes conocidos, que se habían prestado a participar en el simulacro.

También se emitieron reportajes sobre el terreno que mostraban las consecuencias de la decisión: la circunvalación de Bruselas paralizada, trenes bloqueados en la frontera lingüística, aviones desviados, la sede de la OTAN en estado de alerta e incluso independentistas catalanes mostrando su alegría en el Parlamento Europeo, según informaron las ediciones digitales de los periódicos valones.

El montaje, que pasó totalmente desapercibido en los medios flamencos, se preparó durante semanas. La prensa valona lo calificó de "ejercicio de política ficción peligroso pero verosímil".