Plaza Roja de Moscú
Imagen de archivo de la Plaza Roja en Moscú. Yuri Kochetkov / EFE

El Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) de Rusia mató este lunes a dos guerrilleros y detuvo a un tercero, que preparaban un atentado terrorista en Moscú, según informó el Comité Nacional Antiterrorista (CNA).

Según Rusia, los agentes instaron a los presuntos terroristas a entregarse, y éstos respondieron abriendo fuego"La decidida acción de las fuerzas de seguridad ha impedido el intento de cometer un atentado en la capital. Los criminales, ciudadanos rusos, habían llegado desde la región afgano-paquistaní, donde recibieron instrucción militar y terrorista", señaló un portavoz del CNA a la agencia Interfax.

Los agentes del FSB, que intentaban corroborar la información recibida sobre los preparativos de un atentado, localizaron a los terroristas en una vivienda de la localidad de Oréjovo-Zuevo, a unos cien kilómetros de la capital rusa.

Cuando los agentes conminaron a los tres presuntos terroristas a deponer las armas y entregarse, éstos abrieron fuego contra la brigada policial.

"Como resultado del intercambio de disparos, dos de ellos fueron aniquilados y otro resultó detenido. Uno de los miembros de las fuerzas especiales fue levemente herido", añadió la fuente.

Según informó la agencia oficial RIA-Nóvosti, que cita fuentes de los servicios secretos, los terroristas preparaban un atentado en el centro de Moscú.

Más seguridad tras lo ocurrido en Boston

El presidente ruso, Vladímir Putin, ya ha sido informado sobre el resultado de la operación policial antiterrorista, según el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Este lunes hubo otro atentado en Majachkalá, donde tres murieron y otro medio centenar resultaron heridas a causa de dos coches bombaHoras antes, tres personas murieron y cerca de medio centenar resultaron heridas en un doble atentado con coches bomba en Majachkalá, capital de la república norcaucasiana rusa de Daguestán.

Moscú no ha sido escenario de actos terroristas desde enero de 2011, cuando un atentado en el aeropuerto internacional de Domodédovo causó 37 muertos.

Antes, en marzo de 2010, otro atentado suicida acabó con la vida de 40 personas durante la hora punta en dos céntricas estaciones del metro de Moscú.

Ambos atentados fueron reivindicados por el líder de la guerrilla islamista caucásica rusa, el chechén Doku Umárov, el único de los dirigentes históricos de la guerrilla chechena que sigue con vida.

Las autoridades rusas decidieron reforzar las medidas de seguridad tras el atentado perpetrado supuestamente por dos hermanos chechenos el pasado 15 de abril durante el maratón de Boston, en el que murieron 3 personas y unas 300 resultaron heridas.

Rusia teme que la guerrilla islamista aproveche eventos deportivos como los Mundiales de Atletismo de agosto en Moscú y los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, en febrero de 2014, para reanudar sus acciones subversivas.