Tráfico en la A-3
La carretera de Valencia (A-3), en dirección salida de Madrid. JuanJo Martin / EFE

La directora general de Tráfico, María Seguí, ha recogido el guante de estudiar un incremento de la edad para empezar a conducir o la implantación de un sistema gradual para que los jóvenes se incorporen de forma escalonada a la conducción, pero ha dejado claro que eso no es prioritario en este momento.

La máxima responsable de la DGT ha asistido a la presentación del libro Mortalidad de jóvenes en accidentes de tráfico, de Julio Laria del Vals y editado por la Fundación Mapfre, un acto en el que ha recordado que los accidentes de circulación son la primera causa de muerte entre los jóvenes.

Tras el encuentro, Seguí ha señalado a los periodistas que el debate sobre la edad de inicio para conducir es ya antiguo y "sería absurdo no tenerlo" en la DGT, pero "no ahora" porque esa no es la prioridad. En el acto, y tras la intervención del autor del libro, se había mostrado abierta a estudiar este asunto, así como todo lo relacionado con mejorar la formación de los jóvenes conductores para reducir sus tasas de siniestralidad.

Precisamente, esos altos índices de accidentalidad en el colectivo más joven han llevado al autor del estudio a calificarlo como un problema de salud pública, que, pese a lo que se cree, aumentará a medida que muchos países se vayan incorporando al desarrollo económico. Aunque los jóvenes están cada vez más concienciados, las tasas de fallecidos en siniestros de tráfico son superiores que en el resto de los ciudadanos. Según los datos aportados por Laria, el índice en los jóvenes alcanza los 55 fallecidos por cada millón de habitantes frente a los 45 de la media nacional.

De todos modos, la siniestralidad desciende entre la población más joven y, así, en 2012, un total de 145 jóvenes perdieron la vida en las carreteras, un 25% menos que el año anterior.

Laria ha desgranado algunas de las medidas para reducir la siniestralidad y, en este sentido, ha asegurado que "empujar a retrasar la incorporación al mundo del tráfico", es decir, la edad, redundaría en una disminución de los accidentes, así como el incremento de la edad para consumir alcohol

Los accidentes de circulación son la primera causa de muerte entre los jóvenesEl autor del informe ha destacado como otra medida la "conducción gradual", un sistema que permitiría a los jóvenes incorporarse de manera escalonada a la conducción, con algunas limitaciones, como determinados horarios en los que no deben conducir o hacerlo acompañados por un conductor experto. Con esta propuesta, según él, el conductor mejoraría sus habilidades al volante, ganaría experiencia en condiciones de máxima seguridad y evitaría accidentes con la ayuda de determinados elementos tecnológicos. Entre ellos, ha citado los avisa-cinturones, tarjetas inteligentes, sistemas de ayuda a la frenada de emergencia y sistemas de control de crucero, entre otros.

El informe resalta de hecho algunas soluciones implantadas en otros países, sobre todo, anglosajones, entre las que están la conducción supervisada, la realización de clases prácticas durante el aprendizaje por la noche o con condiciones climáticas adversas o la prohibición de conducir desde las 23.00 horas hasta las 05.00 de la madrugada.

La edad de los conductores jóvenes disminuye el fin de semana, según señala el estudio, que además subraya que las mujeres son más seguras que los hombres. Frente a la práctica habitual, el autor del estudio además avisa a los padres de que eviten que sus hijos conduzcan el coche "viejo", cuando se sacan el carné y destaca la conveniencia de acabar con la idea de que "el niño destroce el coche" y luego se le compra uno nuevo.