Inmigrantes en Melilla
Una imagen de grupos de inmigrantes en Melilla tras saltar la valla fronteriza. @llanos_jimenez

Las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes han rechazado el intento de entrar a Melilla de un centenar de inmigrantes subsaharianos esta madrugada pero al menos cinco de ellos consiguieron sortear la acción policial y la doble valla de seis metros de altura cada una, según han informado fuentes policiales.

El intento de avalancha se ha producido sobre las 04.00 horas de este lunes cuando unos cien varones de origen subsahariano se acercaron a la alambrada de Melilla para entrar en la ciudad española pero las policías de los dos países —en el caso español la Guardia Civil— se lo impidieron a casi todos.

Los agentes, advertidos por el helicóptero de la Guardia Civil, que vigilaba todo el perímetro dotado de un potente foco de luz, pudieron frenar la avalancha a uno y otro lado de la frontera, pero al menos cinco de ellos lograron su propósito de pasar a Melilla.

En máxima alerta

Las fuerzas de seguridad llevan dos días en alerta porque las bolsas de inmigrantes subsaharianos que aguardan su oportunidad en las montañas y bosques de las localidades más próximas a la ciudad autónoma se han ido moviendo cerca de la doble valla.

El asalto del pasado martes se produjo tras una avalancha sobre la alambrada de unos dos centenares Así el helicóptero del Instituto Armado lleva las madrugadas del sábado y domingo sobrevolando los nueve kilómetros del perímetro fronterizo para disuadir cualquier intento de entrada masiva y organizada de indocumentados llegados desde distintos países del África subsahariana.

El último salto sobre Melilla se produjo el pasado martes 14 de mayo cuando unos 70 inmigrantes de origen subsahariano consiguieron entrar en Melilla saltando la doble valla con Marruecos. Esta importante entrada se produjo tras una avalancha sobre la alambrada de unos dos centenares de indocumentados antes de la medianoche.

El intento de salto masivo y organizado se produjo por la zona conocida como 'Río Nano', uno de los lugares preferidos por los inmigrantes para realizar sus intentos debido a la orografía del lugar.

Esta zona permite superar con menos dificultades los seis metros de altura de cada una de las dos vallas así como la sirga tridimensional que hay entre ambas y que rodean los nueve kilómetros de perímetro fronterizo.

La intervención de las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes a uno y otro lado de la barrera permitió rechazar a una inmensa mayoría pero unos 70 lograron superar tanto los controles policiales como los obstáculos de las valla, aunque esta cifra podría verse ampliada.