Rectorado
Edificio del Rectorado de la UCM. ARCHIVO

Una treintena de estudiantes mantiene el encierro en el rectorado de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), por quinto día consecutivo, en protesta por el alza "abusiva" en las tasas y por la amenaza de expulsar a más de 3.000 estudiantes que no han abonado el importe total de sus matrículas.

Ramón, uno de los alumnos encerrados, comenta que mantendrán su "pulso" con el rectorado de la UCM "hasta que las cosas se aclaren" porque la subida de tasas supone una "puñalada" para los estudiantes con menos recursos.

Este y otros jóvenes encerrados en el vestíbulo del rectorado, entre sacos de dormir, carteles reivindicativos, agua, fruta y otros alimentos para "resistir" durante su protesta, piden a la universidad una prórroga más amplia en el plazo de pago de las matrículas y la creación de "un banco de becas especiales" que favorezca a las personas con menos recursos. La UCM ha establecido el próximo día 30 como plazo para que los estudiantes regularicen el abono de los pagos pendientes.

"Hay casos de matrículas que ascienden hasta 5.000 euros", apunta Ramón, aunque considera que "hay muchos estudiantes o familias que no pueden pagar ni siquiera matrículas de 1.500 o 2.000 euros".

Hay casos de matrículas que ascienden hasta 5.000 eurosOtro de los estudiantes que permanecen en el rectorado, Gonzalo, afirma que la propuesta conjunta es "que no haya  [alumnos] expulsados de la universidad pública por motivos económicos", pues eso significaría que "los hijos de familias trabajadoras o en situación precaria no podrán acceder a la educación". "Los precios de la educación son ahora muy elevados", asegura y manifiesta su temor de que la educación se vuelva "elitista", algo que "sería inadmisible".

Alberto Ávila, un alumno de la Facultad de Químicas, expresa su convencimiento de que "no se puede recortar de una manera tan drástica" en Educación ni someter a los estudiantes a estas subidas de precios porque, en su opinión, "no es la forma de conseguir que la economía del país resurja". Ávila asegura que conoce varios casos de compañeros de carrera que, después de muchos años de formación, han tenido que abandonar la universidad ante la imposibilidad de afrontar el pago de sus estudios.

La UCM ha remitido este lunes a un comunicado del pasado viernes en el que afirmaba que "se había procedido a la anulación de la matrícula" del curso 2012-2013 de los alumnos que no habían abonado el coste total. "Todo ello es consecuencia de la desproporcionada subida de los precios públicos de los estudios universitarios efectuada por el Gobierno de la Comunidad de Madrid y de la disminución del número de becas por parte del Ministerio de Educación", indica.

Consulta aquí más noticias de Madrid.