En declaraciones a Europa Press, la hermana de la joven, María del Mar Donoso, ha valorado que por parte del Ayuntamiento se haya cedido a la familia dicho teatro para celebrar el concierto, que empezará a las 22,00 horas y contará con la participación de manera "desinteresada" de grupos como Medina Azahara, Estirpe, Felipe Conde, Lía o Álvaro Vizcaíno, a la espera de más confirmaciones. Las entradas se prevé que salgan a la venta la próxima semana al precio de cinco euros y se podrán conseguir en Fuentes Guerra, el Gran Teatro o a través de la propia familia, según informa.

Mientras, la hermana de Soledad Donoso destaca que "desde que declaró el imputado se trabaja en la investigación" con distintas pruebas, entre ellas la reclamada a la Policía Científica para que localice en su laboratorio de Sevilla varios cabellos hallados en la autopsia de la joven y conservados, con la finalidad de buscar ADN, que se unen a las ya realizadas tras la reapertura del caso en mayo del año pasado y que determinan que la joven murió de forma violenta. Además, se prevé solicitar la colaboración del forense Francisco Exteberría, quien participó en el caso Bretón, para complementar informes ya realizados.

Entretanto, la abogada de la acusación particular, ejercida por la familia de la joven y representada por Penélope Castejón, esperaba que el imputado, R.C.G., negara "todos los hechos" o que participara en la muerte de Donoso, de modo que "no hay ninguna novedad", lamenta la letrada, quien asegura que ahora seguirá "con la investigación", todo ello tras abandonar el imputado por su propio pie los juzgados a mediados de abril de este año.

Según manifiesta la abogada, "la familia siempre lo ha señalado", al ahora imputado, como el presunto autor de la muerte de la joven. Cabe destacar que R.C.G. no fue interrogado en su día ni por la Policía Nacional ni por el juzgado. Mientras, la familia ha pedido la colaboración ciudadana para localizar al propietario de un coche rojo, marca Volkswagen Golf GTI del año 1991, con matrícula Córdoba terminada en las letras AB —que se puede consultar en la dirección web 'www.youtube.com/watch?v=bJCnnWe9vyE' y llamar al 652182069—, puesto que con dicho coche se "aclararía" el presunto crimen, teniendo en cuenta que en dicho vehículo supuestamente se montó la joven momentos antes de los hechos, según aseguran algunos testigos que han llevado a la Policía Nacional a interrogar a una veintena de propietarios de automóviles iguales, pero sin hallar por el momento vinculación con el suceso.

Por su parte, el criminólogo del caso, Félix Ríos, advierte que la investigación ha contado con "circunstancias sospechosas y perjudiciales", como que "en el escenario de la muerte no se encontraron varios huesos de la víctima"; "el reloj de ella desapareció de la mesa de un funcionario del juzgado antes de ser analizado"; su DNI "apareció en una comisaría entregado por un ciudadano que se lo encontró en la calle once meses después y no le tomaron declaración".

Igualmente, apunta que "varios de los testigos que declaran al final de la instrucción en los años 90 dicen que sus primeras declaraciones podrían haber sido cambiadas, modificadas u omitidas", y en las que "señalaban al segundo de los sospechosos", el ahora imputado. Según él, "la Policía no las consideró importante" en su momento, aunque desconocen que exista relación entre el sospechoso y la Policía.

Además, explica que "se marca como hipótesis inicial que sería un crimen por violencia de género, entendiendo que en los años 90 nadie hablaba de violencia de género, donde el responsable es una persona ególatra, arrogante y con una posible vida de pareja y explosívamente violento".

Un golpe mortal en la cabeza

En este contexto, la juez instructora ha levantado el secreto de sumario a los diez meses de la reapertura de la causa, en la que una nueva prueba forense ha determinado que la joven murió de forma violenta. Y es que, desde que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba admitió en mayo de 2012 la petición de la familia de reabrir la investigación, el juzgado ha ordenado la práctica de una decena de diligencias y la principal novedad de estas nuevas pruebas es un examen forense que determina que la causa de la muerte de Soledad se debió a "varios golpes con un objeto contundente que le propinaron en el mismo lugar en el que apareció el cuerpo".

En concreto, la joven supuestamente recibió un golpe en la cabeza que fue mortal de necesidad, según recoge la conclusión de dos informes antropológicos judiciales. Las nuevas técnicas criminalísticas han podido aclarar, además, que Soledad supuestamente fue asesinada por un único individuo que la trasladó viva hasta El Arenal.

Cabe recordar que la jueza ordenó el verano pasado la exhumación del cadáver para someterlo a nuevas necropsias. En la autopsia efectuada en 1992, el forense señalaba que a consecuencia de la falta de algunas vísceras y el mal estado que presentaban las encontradas "no es posible determinar la causa de la muerte, violenta o natural". El médico que practicó ese examen no observó "ningún tipo de lesión traumática", si bien el cuerpo estaba incompleto por la intervención de alimañas y por las inclemencias del tiempo.

Soledad Donoso, de 18 años de edad en el momento de los hechos, salió de su casa —en la plaza de San Pedro— para ir a trabajar a una pizzería de la avenida de Barcelona en la tarde del 28 de septiembre de 1992, pero nunca llegó a su destino. La familia se movilizó y la Policía Nacional encontró su cuerpo 14 días después en la Huerta del Arenal, cerca del río Guadalquivir, en proceso de descomposición, después de que un paseante diera aviso al 091.

Durante la investigación, al menos dos testigos señalaron la posible implicación de un joven del entorno de la chica, pero la brigada de Homicidios de la Policía Nacional centró sus sospechas en otro amigo, que fue detenido y puesto en libertad a los pocos días ante la falta de pruebas.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.