Pensionistas
Los planes de pensiones, un producto con ventajas de cara a la jubilación... pero no exento de contras. ARCHIVO

Los sustentados pasan a sustentadores. La crisis económica y su persistencia en el tiempo está provocando una inversión "injusta" y sin precedentes en el flujo de la llamada "solidaridad intergeneracional". El pacto social por el cual los adultos de hoy pagan la jubilación de los mayores se está viendo trastocado por los recortes y el aumento del desempleo. Así, actualmente hay más de 420.000 hogares con algún miembro en paro que están sustentados por un pensionista, casi el triple que los registrados en 2007.

En los últimos diez años la pensión media ha subido 250 euros mensuales, pero sigue habiendo un tercio por debajo del salario mínimo Tal como refleja el informe sobre El impacto de la crisis en las condiciones de vida de las personas mayores elaborado por la Fundación 1º de Mayo, hace seis años el porcentaje de familias con problemas de desempleo sostenidas por un una pensión pública apenas suponía el 3,6% del total de hogares en los que una persona mayor es el contribuyente principal. Actualmente superan el 9%, y suponen la principal fuente de ingresos en el 26% de los hogares españoles. "Este dato deja entrever la importancia que han cobrado las pensiones, que están siendo un elemento clave para contener el riesgo de pobreza", explican los investigadores de la fundación.

Y es que la relativa estabilidad de las pensiones (aún así no se ha librado de una congelación en 2011 y una actualización por debajo del IPC en 2013) ha supuesto una ganancia de riqueza en relación al conjunto de la sociedad, más golpeada por las deudas y el desempleo. En los inicios de la crisis, la tasa de pobreza de las personas mayores de 65 años (21,7%) superaba la media del conjunto de la población (20,7%); en los últimos tres años se han girado las tornas y la tasa de pobreza de los mayores es ahora del 16,9% frente al 21,1% general. En los últimos diez años la pensión media de jubilación ha subido en unos 250 euros, situándose ahora en los 975 euros, según datos de la Seguridad Social.

Pese a las mejoras registradas en la última década, las medidas de recorte y ajuste aprobadas desde 2010 han mermado la capacidad adquisitiva de los más de 8 millones de pensionistas, de los que 5,4 millones son jubilados. Solo la última no actualización con respecto al IPC ha supuesto una diferencia anual media de 222 euros, según los cálculos del sindicato UGT.

A estos recortes hay que sumar, por ejemplo, un encarecimiento anual del 20,7% en las medicinas y del 10,8% en la factura eléctrica, tal como denuncia Comisiones Obreras. Esta organización alerta de que la crisis está abocando a muchos mayores a crecientes situaciones de pobreza y desigualdad social.

Unos ingresos bajos, pero al alza

El salario medio de un trabajador sin estudios está por encima de las pensiones de tres de cada cuatro jubilados ¿Cuál es la capacidad adquisitiva de los jubilados españoles? Según las últimas estadísticas publicadas por la Seguridad Social, tres cuartas partes (el 73%) de los pensionistas perciben unos ingresos por debajo de los 15.400 euros brutos anuales. Esta cifra se situaría incluso por debajo del rango de sueldos más bajo de todo el mercado laboral español: El salario medio de un trabajador sin estudios se estima en los 15.479 euros brutos, según la última Encuesta de Estructura Salarial publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en diciembre de 2012.

El grueso de las pensiones (más de 3,5 millones) oscilan entre los 500 y los 900 euros brutos mensuales, lo que deja a más de dos millones de personas mayores percibiendo pagas por debajo del salario mínimo interprofesional (645 euros mensuales). Un tercio de las pensiones siguen siendo mínimas, y sin embargo también hay más de 1,89 millones de pensionistas que perciben más de 16.800 euros brutos al año, una retribución por encima del salario más frecuente entre los españoles, de 16.489 euros, según el INE.

Y es que los datos demuestran que, a pesar de que aún hay grandes bolsas de precariedad entre los pensionistas, éstos están aumentando en general sus retribuciones debido a que los nuevos jubilados perciben retribuciones más elevadas que aquellos que causan baja. Según la Seguridad Social, los nuevos jubilados cobran, de media, 1.350 euros brutos al mes.