Albert Espinosa
Albert Espinosa Archivo

Una vez más la enfermedad, los hospitales y el lado bueno de las cosas han hecho a Albert Espinosa llevarse el favor del público. Su serie Pulseras rojas, cuyos derechos ha adquirido Steven Spielberg, volverá a Antena 3 a comienzos de verano. Es, además, uno de los autores más populares. Su última novela, Brújulas que buscan sonrisas perdidas (Plaza & Janés), fue la más vendida de Sant Jordi.

¿Algo en común entre Pulseras rojas y Brújulas que buscan sonrisas perdidas?
Ambas forman parte de mi mundo amarillo. En ambas el tema es la felicidad y la importancia de vivir.  Lo triste es no vivir intensamente. Eso es lo que a mí me enseñaron.

Nunca te escondes, ni en las películas ni en las series ni en los libros...
No, no me escondo. Me baso en lo que me pasa, aunque lo pase por el filtro de la ficción. Y busco finales que me gusten.

La vida es eso: que te cambien las preguntas y encontrar nuevas respuestas¿Un antídoto para la crisis lo que usted escribe?
Hablo de personajes que luchan. Empiezan en el peor momento y acaban en el mejor. En mis diez años de enfermedad perdí mucho pero también gané. Lo importante es vivir.

¿Lo olvidamos con demasiada frecuencia?
Sí. Yo, cada vez que me pasa algo malo, pienso que después me pasarán tres cosas buenas. A los 14 años me dijeron que tenía un 3% de posibilidades de vivir y aquí estoy: tengo 39 años.

¿Es su inspiración el dolor?
El dolor es la emoción suprema, de la que más aprendes. Hay que aceptar las situaciones malas y a la gente que te hizo daño. Lo importante es aceptar y amar tu caos y cuando uno entiende cómo es su caos y lo ama, todo mejora.

¿Y el dolor como arte?
Creo que cuando menos te lo esperas, cuando crees que conoces todas las respuestas llega el universo y te las cambia. La vida es eso: que te cambien las preguntas y encontrar nuevas respuestas.

En mis diez años de enfermedad perdí mucho pero también gané ¿Su opinión de la tele?
La veo poco. Creo que con tres minutos es suficiente. Si ves más, te saturas y desensibilizas. Acaba no impactando. Procuro informarme sin perder la emoción.

¿Un sueño que Spielberg haya comprado los derechos de Pulseras Rojas?
En dos meses empieza a rodar. Es una felicidad suprema.

¿Muchos sueños por cumplir?
Sí, y muchas historias por contar. Soy feliz por tanto éxito, pero también fue buena la época del hospital.

¿De verdad?
Sí, aprendí y luché por vivir. Creer y crear están a una letra de distancia y si crees en los sueños ellos se crearán.