La revista británica 'The Economist' aseguró en un reciente editorial que el Partido Popular "ha perdido el rumbo", debido a su "incapacidad de sacudirse el trauma de su pérdida de poder", mientras las crisis internas "llenan los periódicos".

El PP corre el riesgo de parecer un partido desagradable

En un duro editorial, titulado
'El malhumor popular', la revista considera que "la vida difícilmente podría ser mejor para el ex primer ministro de España, José María Aznar: viaja por todo el globo, se sienta con el equipo de News Corporation de Rupert Murdoch y pronuncia conferencias felizmente ante 'think tank' en Washington". Sin embargo, considera, "no puede dercirse lo mismo" del PP desde que perdiera las elecciones generales del 13 de marzo de 2004.

"Casi tres años después, el PP también ha perdido su rumbo. Las peleas internas llenan los periódicos, sus miembros destacados se dan empujones para suceder" a Rajoy "si se retira después de las próximas elecciones a principios de 2008".

"Si el PP quiere derrocar al primer ministro socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, necesita votantes de centro", indica 'The Economist', para quien el PP "no muestra signos de ganárselos". "En vez de eso, se opone airadamente a todas las iniciativas gubernamentales, desde el matrimonio gay hasta la 'devolución catalana', pasando por las negociaciones de paz" con la banda terrorista ETA.

Según la revista británica, con esta actitud, el PP "corre el riesgo de parecer un partido 'desagradable'". Además, agrega, el reciente vídeo atacando la política de Zapatero en materia de seguridad, que incluía imágenes de la era Aznar y de violencia callejera en Colombia, "no ha ayudado".

"Trauma" tras el 14-M

"En la raíz de los problemas del PP está su incapacidad de sacudirse el trauma de su pérdida de poder", agrega, explicando cómo los altos cargos del PP "han avivado teorías conspiratorias abiertamente que todavía intentan establecer algunas relaciones entre los islamistas y ETA" en los atentados del 11 de marzo en Madrid, a pesar de que "fiscales y policías están ahora convencidos de que sólo musulmanes radicales" estuvieron detrás del ataque.

La sombra de Aznar perdura

"El ruido alrededor de los atentados de marzo de 2004 ahoga el mensaje más centrista del PP", agrega el editorial, antes de señalar que algunos estrategas quieren que "los votantes de línea más dura permanezcan leales al partido", ante los temores de que "pueda surgir un nuevo partido de extrema derecha".

"El cálido e inteligente Rajoy debería ser el perfecto antídoto para cualquier imagen desagradable", asevera la revista, que sin embargo cree que el líder del PP "no ha logrado estampar su personalidad en el partido". Además, "la sombra de Aznar perdura", agrega.

El editorial, que califica a la presidenta del Gobierno regional madrileño, Esperanza Aguirre, y al alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón de "peleones supremos" del partido finaliza citando las palabras de Rajoy durante la presentación de la reciente biografía de Aguirre, en la que dedica polémicas citas a Gallardón, cuando exclamó "¡Vaya tropa!", ante lo que la revista se pregunta "¿quién es el general?".