Disfunción eréctil
La vergüenza hace que muchos hombres decidan no acudir al médico para tratar su disfunción eréctil. GTRES

Casi un 20% de los hombres españoles podrían estar sufriendo disfunción eréctil y muchos de ellos en silencio o sin saberlo. Porque más de un 75% de ellos no están diagnosticados. Vergüenza, desconocimiento y viejos complejos tienen mucho que ver en ello.

Los datos corresponden al ATLAS de la disfunción eréctil en España, que ha elaborado la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA). El estudio confirma que esta patología, que podría afectar a un 18,9% de la población masculina de entre 25 y 70 años, está infradiagnosticada e infratratada. Tan sólo el 23,4% está diagnosticado.

El 64% con disfunción eréctil presenta además una o más enfermedadesAdemás, casi el 40% de los pacientes desconocía que presentaba otro u otros problemas de salud que podían condicionar o ser la causa de su disfunción, y uno de cada tres presentaba una enfermedad oculta.

La Rioja es la Comunidad Autónoma que presenta una mayor tasa de diagnóstico (35,6%), seguida de Cataluña (32,5%), País Vasco (29,2%) y Baleares (26,3%), todas ellas con las prevalencias en consulta más altas de España. Extremadura tiene la menor tasa (11,5%), lo que también coincide con una prevalencia en consulta inferior.

"Los datos del estudio y nuestra experiencia profesional señalan que tanto médicos como pacientes deben aumentar su concienciación sobre la disfunción eréctil para buscar juntos soluciones definitivas", explica el doctor Juan Ignacio Martínez Salamanca, Especialista en Urología del Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda y Coordinador del ATLAS en la Comunidad de Madrid.

El registro de problemas de erección es un indicador del estado general de saludLos expertos consideran que el registro de los problemas de erección en la historia clínica de los hombres en edad adulta es un buen indicador del estado general de salud, pues se sabe que el 64% de los hombres con disfunción eréctil presenta una o más enfermedades, además de ésta.

La disfunción eréctil afecta de forma importante la esfera sexual y la calidad de vida del hombre que la padece y la de su pareja, pero además está asociada a un riesgo superior de padecer enfermedad coronaria y a un incremento de mortalidad sobre todo cardiovascular.

Una alerta de otras enfermedades

La disfunción erectil sería una manifestación precoz de vasculopatía por afectar a vasos sanguíneos de pequeño calibre, lo que la convierte en un importante síntoma centinela de enfermedad coronaria.

El informe muestra que no todos los pacientes tienen la misma actitud hacia la disfunción eréctil ni hablan abiertamente de ella. Así, es importante que el médico aborde el tema pues el hombre, en general, agradece que sea éste quien inicie la conversación.

Los españoles manifiestan inseguridad, estrés y falta de autoestimaCon respecto a los tratamientos, el hombre espera que el fármaco actúe rápidamente y, si es posible, volver a tener el mismo rendimiento sexual que antes. La falta de rapidez en los resultados y precio de los tratamientos son dos de los motivos que provocan el abandono del tratamiento.

Los resultados del ATLAS indican que la mujer se involucra menos de lo que sería deseable, pese a la importancia que tiene la implicación de la pareja en el diagnóstico y el tratamiento de la disfunción eréctil. El 22,3% de los pacientes acude con su pareja a consultar al médico

Finalmente, en el estudio destaca la inseguridad, estrés y falta de autoestima que todos los españoles manifiestan y el hecho de relacionar la disfunción eréctil con la edad y vivirla con resignación. Todos registran un importante retraso en acudir al médico desde las primeras manifestaciones del problema con la esperanza de que se solucione solo.