George Clooney y Stacy Keibler
George Clooney y su pareja, la actriz Stacy Keibler, todo sonrisas en la alfombra roja. GTRES

La más ilustre y una de las que antes vienen a la cabeza cuando en barbas se piensa es la de nuestro escritor Valle-Inclán. Larguísima, poblada y seguramente no en vano algo esperpéntica dio a su creador una apariencia muy a su medida.

¿O acaso pensó más el autor de Luces de bohemia en la supuesta imagen de virilidad que durante mucho tiempo se ha creído que otorgaba? Los babilonios y asirios lucían largas barbas por el citado "masculino" motivo.  Era para ellos signo de autoridad.

La barba más poblada es la que menos cuidados requiere Es de esperar que, expresen lo que expresen algunos estudios, no sea éste el único motivo (poder, virilidad...) por el que hoy, en pleno siglo XXI, la barba se haya convertido en tendencia. Tendencia confirmada más allá de los famosos que se suben al carro de la barba, como Clooney, Pitt, Quim Gutiérrez, Sergio Ramos, Piqué o Ben Affleck. No hay más que echar un vistazo a  nuestro alrededor: la barba puebla la calle.

"Más capaces de proteger a la descendencia"

Algunos de los estudios que se han realizado acerca del atractivo del asunto dejarán a muchos perplejos. Es el caso de Barnaby Dixson y Robert Brooks, responsables de uno de los últimos, realizado en la universidad de Gales. Después de varios experimentos, los científicos concluyeron que los hombres con barba de diez días resultan más atractivos, y sorpresa: "más masculinos", incluso "más saludables". Y aún hay más.

Si creíamos que las mujeres ya no necesitaban (o al menos no lo demostraban) la durante tantos siglos impuesta protección de los hombres, este estudio da un bofetón a la suposición: "Los resultados muestran que aquellos que llevan una barba completa", recoge Evolution & Human Behavior, "son más capaces de proteger a  la descendencia que quienes están recién afeitados o exhiben una barba poco densa".

Afirma un estudio que los hombres barbudos resultan "más saludables" No hay obviamente una cifra o un estudio, pero da la impresión de que, si no la mitad de los hombres (y de toda edad y condición), poco queda para llegar a tanto, llevan barba. De cuatro días, recortada, cuidada o dejada, larga, poblada..., de muchos tipos la hay, pero en cuestión de moda la que gana es la frondosa. Los estilistas y peluqueros lo confirman: la barba poblada es la tendencia.

Marisa Coronel (peluquera y estilista de Alameda) habla de la barba poblada como tendencia total, y señala que apenas requiere cuidados. Es la perilla o la barba fina la que hay que cortar y marcar con frecuencia. Como señala Juan José Escanciano (director y propietario de Rembrandt) una barba bien cuidada hay que retocarla todos los días.  

"Ahora ya casi nadie va a la peluquería a arreglarse la barba, la mayoría se la cuida con las máquinas que venden y que se llaman perfiladoras" señala Escanciano. "Las mismas con las que los jugadores de fútbol se hacen dibujos en la cabeza".

Un tipo de barba para cada rostro

Alargados. La mejor opción para evitar afilar más aún el rostro es procurar que la barba sea corta en la barbilla y ancha en las patillas.

La barba circular es la que le va a todo tipo de rostro Cuadrados. A este tipo de cara lo que más le favorece es la perilla, ya que es la que más estiliza el rostro. 

Ovalados. La perilla es también la que mejor sienta a esta forma de cara, a la que además le va bien la barba completa y la de tres o cuatro días.

Para todos. Es la que se puede considerar infalible: la barba circular, la que une barbilla con bigote.

En primera persona

Jorge GarcíaJorge García (34 años). "Llevo barba desde los 18 años, desde que hice la mili. Como me obligaban a afeitarme todos los días, pues me acabó saliendo, y al terminar la mili dije: Me gusta la barba de ermitaño, larga; ésa de cuatro días, no, para eso me afeito. Mira, como me rapo la cabeza, pues que haya pelo por algún lado, ¿no? No hay en el tejado, pero sí en el sótano.  Y además me parece que me da un look más fuerte"

 J. L. SánchezJosé Luis Sánchez (67 años). "Toda la vida he ido con barba. Me gusta el aspecto que me da, y jamás he tenido problema por eso con mis parejas. Es más, tengo más éxito con barba, porque alguna vez me la he afeitado y no hay comparación.  Y la verdad es que cuando me la he quitado ha sido en plan un ataque de histeria, que vas y te lo quitas todo... Aunque el bigote no me lo he afeitado nunca".

E.J.E. J. (30 años). "Desde que tengo 17 años me dejo barba,  y a veces alterno con perilla. Lo mío es por vagancia total, es mucho más cómodo que afeitarse. Me da igual si estoy más guapo o más feo, con las chicas siempre me ha ido bien con barba. Lo que sí tengo claro es que la barba abundante es la que me gusta".

Ignacio NeiraIgnacio Neira (21 años). "Me afeitaba para que me saliera, así que, imagina, en cuanto lo he conseguido me la he dejado y no me la quito. Sin ella parezco muy niño... Y creo yo que hoy en día es más atractivo un hombre con barba. En otras épocas no, pero ahora es lo que se lleva y lo que se ve como atractivo. Pero vamos que yo tengo mi dignidad, no vayas a creer que la llevo por moda..."

Luis BenzalLuis Benzal (25 años). "La verdad es que la llevo más por vaguería que por otra cosa. Y porque como me sale pelirroja me gusta, me queda curiosa. Afeitarse todos los días castiga mucho la piel, recortarla es más sencillo. Y como mi hombre también tiene barba pues por rascamos los dos lo mismo".

Eduardo SegoviaEduardo Segovia (26 años). "Cuando me afeito se me irrita mucho la piel, así que me viene mejor no afeitarme todos los días. Bueno, y desde luego me gusta el aspecto que me da la barba que llevo, así de cuatro o cinco días. El barbón no me gusta, no es mi estilo".