El Sueño de Morfeo
El Sueño de Morfeo llegando a Malmó en un crucero. PULLMANTUR

Raquel del Rosario, Juan Luis Suárez y David Feito, los componentes de El Sueño de Morfeo, están a muy pocas horas de enfrentarse a un nuevo reto dentro de su carrera, el festival de Eurovisión, que este año se celebra en Suecia. En una semana cargada de ensayos y paseos por la ciudad sueca de Malmö, a la que el grupo llegó en un crucero de Pullmantur, los chicos sacaron tiempo para hablar con la prensa sobre esta nueva aventura musical en la que participarán con la canción Contigo hasta el final.

¿Cómo se sienten los nervios a sólo unos días del festival de Eurovisión?
Raquel:
Pues bien. De hecho, yo creo que tenía más nervios la semana pasada que esta. Como que ya estoy aquí, metida en el jaleo, y estoy más tranquila. La semana pasada estaba con los preparativos y demás y estaba más nerviosa.

¿Habéis escuchado a los rivales?
Juan:
Sí, a la mayoría. Hay rivales buenísimos como Dinamarca, Italia, que le gusta mucho a Raquel también, Rusia...
David:
Empezando por Bonnie Tyler, este año hay muchos participantes buenísimos, pero nosotros lo vemos más como una oportunidad de poder compartir escenario que de poder rivalizar con alguien. Yo creo que Eurovisión es una fiesta y así hay que vivirlo. Tiene su lado concurso, porque lo tiene, porque es así, y aquí siempre se habla de si los puntos importan mucho... Y sí, es verdad que no importan mucho, pero yo ya que voy quiero ir a ganar (risas). Evidentemente sabemos lo difícil que es eso.

Empezando por Bonnie Tyler, este año hay muchos participantes buenísimos ¿Podéis contar algo sobre vuestra actuación?
Raquel: No (risas). Bueno, que vamos a ser seis en el escenario.
David: Es que el máximo son seis. Lo primero que nos dijeron es "el máximo son seis, no podéis ir desnudos y no podéis sacar animales". Entonces, ¿qué vamos a hacer? (risas)

Del vestido sí se puede contar algo...
Raquel: Sí, lo han hecho las chicas de YolanCris en Barcelona sobre una idea que tenía yo. He estado yendo y viniendo de Barcelona para seguir todo el proceso y ya por fin lo tenemos listo.

¿Os atrevéis a apostar por alguna posición?
Raquel: No, mejor no. ¿Sabes qué pasa? Que si te decimos un top 10 y luego quedamos en el 18 pues quedamos fatal, así que yo prefiero no decir nada y ser muy prudente.

¿De qué países esperáis recibir más puntos
Raquel:
Francia y Reino Unido igual nos sorprenden.
Juan:
Suecia.
David: La verdad es que en eso no estamos muy puestos. Que nos den todos los países unos pocos puntos y ya está.

¿Os consideráis eurofans?
David: Nos hemos hecho eurofans este año.
Raquel: No, pero sí es verdad que siempre hemos seguido Eurovisión de una u otra manera. Cada año lo típico de "esta noche es Eurovisión", pues todo el mundo a ver Eurovisión a casa de Fulanito. Es como algo muy social. Pero seguidores de saber quién va, con qué canción y qué vestido se puso —como saben los eurofans— , tanto como eso no.

Teniendo en cuenta la cantidad de veces que habéis tocado y que tendréis que tocar Contigo hasta el final, ¿no le estáis empezando a coger un poco de manía?
Raquel: No, en absoluto. Me encanta.
David: De hecho, también la hemos grabado en inglés. Nos hacía ilusión que el resto de países pudieran entender el mensaje. Creemos que es una de las cosas que tiene la canción, que tiene un mensaje muy bonito, y esta era la forma de llegar a ellos.

¿Qué os pareció Euforia, la canción con la que Loreen ganó la pasada edición de Eurovisión?
Raquel: Me gustó mucho, mucho, mucho.
David: Se convirtió en éxito mundial en nada. Yo creo que ella en sí tenía mucha magia en el escenario. Ahora, cuando escuchas la canción, ya es un himno.

Ojalá que Eurovisión sirva para abrirnos puertas en algún otro país ¿Qué pensáis que es lo más importante para que una canción funcione en el festival?
Raquel: Si tuviéramos la receta, la habríamos hecho así, con todos los ingredientes.
Juan: Es un mezcladito... Una cosa es la canción, otra es la puesta en escena, que el artista transmita... Son muchos factores. La suerte también.

Si tuviérais la oportunidad de cantar cualquiera de los temas que han triunfado en la historia de Eurovisión, ¿cuál elegiríais?
David: ABBA molaría, además, celebrándose este año en Suecia, pegaría. Raquel es muy de La, la, la.
Raquel: Sí, pero yo no me veo cantando el La, la, la en Eurovisión.
David: Podemos reeditarla, una versión moderna del La, la, la.
Raquel: O el Chiki Chiki (risas).
Juan: A mí me da pena la cantidad de gente que se metió con él. Creo que es una aportación diferente que España hizo en ese momento pero no me parece que fuese para ponerse así. Al fin y al cabo, Eurovisión es un espectáculo.
Raquel: A ver, la gente se metió con él, pero él sabía que la gente le iba a criticar. Fue a eso, no fue a otra cosa. Es un humorista.

¿Creéis que el paso por el festival va a suponer algún tipo de cambio en vuestra carrera?
Raquel: Ojalá que sirva para abrir puertas en algún otro país, hacer alguna colaboración, algo especial... Ojalá.

Hoy sacar un disco es prácticamente un milagro y que se venda de manera legal alguna copia es otro milagro Además de Eurovisión, también estáis inmersos en la promoción de vuestro último disco, Todos tenemos un sueño. ¿Cómo está funcionando?
David: Pues estamos contentísimos. Hoy sacar un disco es prácticamente un milagro y que se venda de manera legal alguna copia es otro milagro, lo que desmuestra que es una fortuna entrar de forma directa al número 1 de iTunes. Le debemos mucho a los amigos que colaboran porque para nosotros es muy especial, después de diez años juntos, poder sacar este disco con nuestras canciones más conocidas junto a Pastora, Georgina, Nek, Laura Pausini... Un montón de gente que hace que el disco sea realmente especial.

¿Seguiréis con la promoción del disco tras Eurovisión?
Juan:
Sí, continuaremos la gira que empezamos en marzo.
David:
La convertimos de Buscamos sonrisas a Todos tenemos un sueño, apenas cambiaron las canciones del repertorio, pero sí que seguimos tocando hasta después de verano, hasta octubre más o menos. Y nuestra idea es visitar después Latinoamérica y promocionar Todos tenemos un sueño allí.

En cuanto a lo complicado que está el negocio de la música, ¿os parece que la subida del IVA cultural es un nuevo obstáculo?
David: Por supuesto. Lo hemos percibido en el sentido de que es muy, muy, muy difícil hacer un concierto de pago hoy en día. Y también es muy, muy, muy difícil hacer un concierto gratuito porque dependes de ayuntamientos que, tal y como están las cosas, no pueden gastar mucho dinero. Todos estamos en crisis, pero quizá el mundo del espectáculo se ha vuelto especialmente complicado.

¿La piratería también afecta al negocio o en realidad se exageran sus efectos negativos?
Juan: Nosotros ya nacimos con la piratería, así que no sabemos que habría pasado si no existiese. Pero supongo que sí afecta.
Raquel: Sobre todo afecta porque una discográfica apuesta por ti y, si funcionas, si vendes más discos, tendrán más presupuesto para más promoción. Es un ciclo al que afecta la piratería. Si hace que se vendan menos discos, las discográficas se arriesgan menos. Llevamos un montón de años ahí aguantando la tormenta y ojalá que sean más.