Llevaba 28 años sin manos, debido a una explosión química, pero el pasado primero de diciembre se despertó con las donadas por una familia de forma anónima.

Alba L. C., una mujer colombiana de 47 años y residente en Castellón, se ha convertido en la primera en recibir sendas manos y antebrazos en un hospital español.

Fue en La Fe de Valencia, donde el equipo médico encabezado por el cirujano Pedro Cavadas ha realizado el séptimo trasplante de este tipo en todo el mundo, que por primera vez se ha hecho en España y a una mujer.

La intervención, que duró diez horas, permitirá a Alba «llevar una vida independiente y poder encontrar un trabajo remunerado», según el doctor Cavadas. Vestirse o hacer la comida dejarán de ser una pesadilla para ella.

El principal riesgo es el posible rechazo, presente en cualquier trasplante. Para que no ocurra, tendrá que medicarse de por vida. Si todo va bien, en cinco o seis meses ya tendrá sensibilidad en sus nuevas extremidades.

Las nuevas manos incluyen los antebrazos (seis centímetros por encima de la muñeca) y, según el doctor, son mejores que una prótesis.

Alba aseguró encontrarse «muy bien y feliz», ya que la intervención le dará «una vida totalmente diferente». Cuando se despertó de la anestesia vio «preciosas» sus nuevas manos, explica.

La operación abre «una vía de esperanza para este tipo de personas» en la Comunitat, destaca Pedro Cavadas. No obstante, los futuros trasplantes dependerán del número de donantes.