Tony King, en el último día del juicio
Tony King es escoltado por un guardia civil a su llegada al juicio por la muerte de Rocío Wanninkhof (Efe) Jon Nazca / Reuters

El británico Tony Alexander King aseguró este lunes en su derecho a la última palabra que le tendieron "una trampa" en el caso de la muerte de la joven de Mijas (Málaga) Rocío Wanninkhof, y que fue un "cabeza de turco".

Además, volvió a hablar de la implicación de Dolores Vázquez, que ya fue exculpada del caso, al preguntarle la madre de la víctima quién mató a su hija.

El juicio quedó visto para veredicto y posterior sentencia.

La madre de Rocío, expulsada

El magistrado-presidente del Tribunal del Jurado, José María Muñoz Caparrós, expulsó de la sala a la madre de la joven, Alicia Hornos, después de que ésta le preguntara al único acusado, en el momento en el que hacía uso de la última palabra, quién había matado a su hija.

A esto, King contestó que "Dolores Vázquez" y añadió: "Ella pagó un día".

Quiero saber quién mató a mi hija, porque es mi hija, sabe usted, y tengo derecho a saberlo

Hornos siguió preguntando al británico "¿Cuánto te pagó, 150.000?", a lo que el acusado no pudo responder puesto que el magistrado ordenó la expulsión de la madre de la víctima, quien expresó al presidente del Tribunal su necesidad de saber "quién mató a mi hija, porque es mi hija, sabe usted, y tengo derecho a saberlo", le recriminó.

Anteriormente, King había hecho durante una media hora un relato de lo ocurrido, en el que dijo a los jurados que estos hechos fueron cometidos por "expertos profesionales que no dejaron marcas".

Además, intentó explicar la ausencia de huellas de pisadas y aseguró que su confesión fue "de una persona que tenía que confesar porque pensaba que me mataban".

También reiteró que el magistrado -que lo condenó por el crimen de Sonia Carabantes- y los jurados están "contaminados".

"Fue cómplice"

Su defensa, dirigida por el letrado Javier Saavedra, admitió que el británico fue "cómplice", que estuvo en el lugar de los hechos, pero que "no fue el autor material", por lo que pidió un veredicto de no culpabilidad en ese sentido.

Apeló a que los jurados se revelen "contra las verdades oficiales" y consideró "mucho más grave que se pueda condenar a alguien con dudas, porque en ese momento el ataque no es contra una persona en concreto sino contra la sociedad".  

Restó importancia a los restos biológicos pertenecientes a King, como la colilla Royal Crown con su saliva hallada donde murió Rocío, porque "siempre ha dicho que estuvo allí"; y el ADN pegado a un pelo, localizado donde apareció el cadáver.

Asesinato y tentativa de agresión sexual

Por qué se iba a inculpar de estas muertes y de otros delitos, algunos ni siquiera denunciados

Por su parte, el fiscal del caso pidió a los jurados que declaren a King culpable de los delitos de asesinato y de tentativa de agresión sexual, agravados por la circunstancia de que la joven no pudo defenderse y de que el lugar donde se cometieron los hechos estaba oscuro y solitario, además de que usó un arma blanca.

"Por qué se iba a inculpar de estas muertes y de otros delitos, algunos ni siquiera denunciados", se preguntó el fiscal, quien aseguró que el británico mintió en el resto de las declaraciones. Recordó los testimonios de los peritos sobre las investigaciones realizadas acerca de Dolores Vázquez y Robert Graham y de su posible relación con King, indagaciones que resultaron negativas.

En lo que respecta a la acusación particular, que representa a la familia de la joven asesinada, pidió un veredicto de culpabilidad para King, pero insistió en que el juicio no se puede cerrar con una sola persona porque hubo la participación de terceras personas.