Tony King conversa con su abogado
Tony King conversa con su abogado en una imagen de archivo (Antonio Pastor / EFE). Antonio Pastor / EFE

El segundo juicio por la muerte de la joven de Mijas Rocío Wanninkhof en octubre de 1999 que se celebra por jurado popular en la Audiencia de Málaga con el británico Tony Alexander King como único acusado podría quedar hoy visto para veredicto, después de que las partes expongan sus alegatos.

La acusación particular en el caso Wanninkhof, que representa a la  familia de la joven de Mijas (Málaga) asesinada, pidió hoy un veredicto de culpabilidad para el único acusado en el proceso, Tony  Alexander King.

Más personas implicadas

No obstante, insistió en que el juicio no se puede cerrar con una sola persona condenada porque hubo la participación de terceras  personas.

Rocío fue sentenciada a muerte por unos asesinos que tienen que pagar

"Rocío fue sentenciada a muerte por unos asesinos que tienen que pagar", concluyó su alegato final el abogado Marcos García  Montes.

García Montes situó como autor de los hechos a King, del que  recordó sus antecedentes en el Reino Unido y negó que sea un enfermo,  aunque lo calificó de "malo" y "frío".

Pero, además, expuso los  argumentos que le llevan a entender que otras personas participaron junto al británico en el crimen, como por ejemplo, los restos de  sangres perpendiculares hallados en el lugar de la agresión y la  falta de huellas de arrastre del cuerpo donde éste fue encontrado,  aspectos que, a su entender, suponen que la transportaron entre  varias personas en ambos casos.

Esta postura ha sido matizada por el fiscal del caso Wanninkhof, quien aseguró que hay pruebas directas de "gran contundencia" contra el británico Tony King, único acusado por la muerte de la joven de Mijas Rocío y apuntó que hablar de la  participación de otras personas supondría hacer "conjeturas y  suposiciones".

Crimen sexual

En la última jornada del pasado 1 de diciembre el fiscal y los abogados de la defensa y la acusación particular presentaron sus conclusiones finales en las que coinciden en que el procesado estuvo presente en el lugar donde Rocío desapareció y fue asesinada.

El abogado de la familia incluyó el móvil sexual, dados los antecedentes de King

Tras dos semanas de juicio, la acusación ejercida por el letrado Marcos García Montes incluyó en sus valoraciones el móvil sexual en el crimen, al considerar los antecedentes penales del británico por agresiones a mujeres y los informes psicológicos que revelan que sufre una disfunción sexual.

De este modo, se adhiere a la petición fiscal de 26 años y nueve meses de prisión por los delitos de asesinato y de agresión sexual en grado de tentativa.

No obstante, sigue manteniendo que King participó en los hechos "con la unión de terceros" e insiste en valorar aquellos datos que puedan llevar al jurado popular a tener en cuenta "la posibilidad razonable" de que Dolores Vázquez, exculpada de la causa, y Robert Graham hubiesen participado en la muerte de la joven.

Por su parte, la defensa representada por el abogado Javier Saavedra pide en primer lugar la absolución para su cliente, pero introduce como alternativa en sus conclusiones finales que se le condene como cómplice o encubridor de los hechos con el atenuante de alteración psíquica del artículo 20 del Código Penal.

En este sentido, el letrado explicó que Tony King nunca ha negado que estuviera en el lugar donde desapareció Rocío, por lo que apuntó la posibilidad de que hubiera participado en el crimen.

Un largo juicio

Durante las dos semanas de juicio han testificado casi un centenar de testigos entre policías, forenses, peritos, familia de la joven y del entorno del británico.

Los investigadores señalan a King como el único autor material de los hechos basándose en "pruebas objetivas" como el ADN del británico hallado en el lugar del crimen y donde se encontró el cadáver; la autoinculpación del encausado; sus antecedentes penales o el desorden psicopático en su conducta.

En cambio, la familia Hornos continúa inculpando a Dolores Vázquez , exculpada de la causa tras pasar diecisiete meses en prisión.

Tony King, preso desde el 21 de septiembre de 2003, se enfrenta a una petición fiscal de 26 años y nueve meses de cárcel por los delitos de asesinato y agresión sexual en grado de tentativa, mientras que la acusación particular pide que se le imponga una pena de 20 años de prisión.