Los componentes de El Sueño de Morfeo.
Los componentes de El Sueño de Morfeo. EFE

A pocas horas de tomar el barco que les llevará hasta Malmö (Suecia), sede de Eurovisión 2013, el trío de El Sueño de Morfeo (ESDM) se declara "expectante" por lo que allí encontrará y asegura que vive el momento ajeno a los pronósticos de las casas de apuestas, que no les dejan en buen lugar.

"Me gusta estar tranquila y no contaminarme con opiniones críticas. Lo importante será estar allí y que la canción llegue a donde tenga que llegar", ha dicho en rueda de prensa en Madrid la cantante Raquel del Rosario, junto a sus compañeros David Feito y Juan Luis Suárez.

Los miembros de ESDM realizarán su primer ensayo el domingoEste domingo realizarán su primer ensayo en el colosal escenario del Malmö Arena, todo un viaje personal y profesional para quienes recordaban cómo hace diez años, el mismo día que la cantante Beth actuaba por España en Eurovisión 2003, ellos tocaban sobre dos palés de madera en la esquina de un bar.

¿El objetivo? "Dejar a España en un buen puesto", ha deseado en alto Juan Luis Suárez. Y si no, "no pasa nada", ha dicho Del Rosario.

De la misma opinión es José María Íñigo, que ejercerá por tercer año consecutivo de comentarista para RTVE. Según él, "lo que tienen que hacer es un buen papel, y eso está ya conseguido" con artistas como ellos y con "una canción como Contigo hasta el final, con truco, que va de menos a más".

Otro de los aspectos a desvelar será el vestido de su cantante en la final. La firma responsable del diseño, junto a la propia cantante, es YolanCris, una empresa familiar que empezó haciendo trajes de novia y que ya la vistió en una entrega de premios.
 
"Llegué con una idea muy clara, y ellos me ayudaron a desarrollarla: quería algo sencillo pero bonito, y tendrá ese aire bohemio y también roquero", ha adelantado la intérprete de Nunca volverá.

El próximo martes se celebrará la primera semifinal y el jueves la segunda. De ellas saldrán 20 países que se sumarán en la final al anfitrión, Suecia, y a los cinco países del Big Five (España, Alemania, Italia, Francia y Reino Unido).