Miguel Sebastián: "Hubiera hecho un referéndum de la M-30"

Promete una campaña electoral imaginativa y llena de sorpresas. Pero, de momento, el candidato del PSOE a la Alcaldía del Ayuntamiento de Madrid, Miguel Sebastián, desvela poco de su programa electoral: antes quiere poner todas sus propuestas bajo la lupa de distintos colectivos sociales, profesionales y vecinales. Augura, eso sí, que su Madrid será más habitable, más participativo y tendrá menos burocracia.
Miguel Sebastián. (Jorge París)
Miguel Sebastián. (Jorge París)

BIO Madrileño de Juan Bravo, aunque ahora vive en Tetuán, Sebastián nació hace 49 años. Ha sido economista, profesor universitario y director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno. Afirma que nunca ha ascendido en sus empleos. Su equipo de fútbol es el Atlético de Madrid.

Lleva usted semanas calculando todo lo que se puede hacer con lo que gasta Gallardón. Pero no dice en qué lo gastaría usted...

Más que la cantidad de dinero que gasta Gallardón, lo sorprendente de Madrid es que los ciudadanos tienen cada vez menos servicios, pagando cada vez más impuestos y teniendo cada vez más deuda. Eso es lo increíble de la gestión de este Ayuntamiento.

Pero su propuesta es milagrosa, ¿no? Más servicios, menos impuestos y menos deudas. ¿Cómo se consigue eso?

La gestión económica ya está bastante inventada y bastante contrastada. Si vas a un proyecto que está acotado, te puedes endeudar y lo puedes financiar más o menos a largo plazo. El problema es cuando para ti todo tu sentido de la ciudad son las obras. Es lo que ha pasado en los últimos años años, y por eso es importante que Gallardón se vaya ya.

Semejante deuda, ¿limitará el margen de maniobra del sucesor de Gallardón.

La ciudad debe tener un buen gestor, lógicamente. Pero ya ha habido antecedentes en la historia donde ciudades endeudadas han conseguido controlarlo en un horizonte razonable, sin renunciar a los servicios sociales y sin subir los impuestos. Se puede hacer y ya tendremos ocasión en la campaña de explicar cómo se puede.

¿Cuál es su propuesta para hacer de Madrid una ciudad más habitable?

Queremos que la elaboración del programa electoral se haga con una fuerte participación ciudadana, porque queremos que ésa sea la forma de gestionar la ciudad en el futuro. Los ciudadanos tienen la llave de buena parte de los problemas que afectan a Madrid.

Pero Miguel Sebastián tendrá una idea de cómo gestionar el tráfico, cómo combatir el ruido...

Los ciudadanos están hartos de grandes personajes que les imponen su modelo. Por supuesto que yo tengo ideas, pero las vamos a contrastar con los ciudadanos, que van a participar en la elaboración del programa sobre lo que llamamos los siete retos capitales.

¿Que son?

Movilidad, seguridad, vivienda, mayores, educación, deuda e impuestos y calidad de vida. Siete retos capitales con propuestas concretas que no van a ser las propuestas de Miguel Sebastián: Miguel Sebastián va a ser el garante de que esas propuestas, que se harán con una amplia participación ciudadana, se cumplan.

¿Cómo participarán los ciudadanos?

Para la elaboración del programa electoral tenemos a cerca de 200 voluntarios: profesionales, empresarios, asociaciones vecinales, etc, con ideas para la ciudad. Partimos de propuestas concretas y las contrastamos con ellos. En Londres han salido iniciativas de recuperación de espacio público que han salido de los propios barrios y en Barcelona hay un pacto por la movilidad en el que participan más de 60 asociaciones. Porque los ciudadanos están dispuestos a perder algunos de sus hábitos en materia de movilidad si es fruto de un consenso, pero las cosas impuestas desde arriba están condenadas a fracasar.

Pero, si se retrasa mucho en proponer soluciones a esos retos, el PP dirá: Miguel Sebastián no tiene ninguna propuesta que hacer.

Me gustaría que me lo dijera, porque inmediatamente le voy a pedir una serie de debates públicos a Alberto Ruiz Gallardón. Si piensan que nosotros no tenemos propuestas y ellos sí que tienen, no debería haber ninguna resistencia a hacer un debate.

Alguna propuesta concreta nos podrá contar....

Ya he hecho tres. La primera, para mayores: 20.000 nuevas plazas de atención domiciliaria y 5.300 en centros de día. Hay que atajar los problemas de una ciudad donde, no lo olvidemos, cada semana mueren tres personas en soledad. También he hecho la promesa de bajar los impuestos y de renunciar a esas campañas de autobombo a las que nos tiene acostumbrados el Ayuntamiento.

¿Qué impuestos bajará? ¿El IBI?

No sólo el IBI: también vados, parquímetros... Hay figuras impositivas que sin duda hay que ajustar porque han subido de forma espectacular en los últimos años. Parar la sangría de las futuras obras es una garantía de que la presión fiscal no va a seguir subiendo.

Pues como nos hagan ciudad olímpica y no podamos hacer más obras...

Bueno, el proyecto olímpico es parte de una idea de desarrollo de la ciudad que viene asociado asociado a una capacidad de ingresos y de proyección internacional que en parte compensa las obras. Que Madrid fuera ciudad olímpica significaría volver a recuperar el papel que tuvo en el pasado y que hace tiempo dejó de tener. En cambio, las obras en las que nos ha metido Gallardón no están justificadas.

¿Qué hubiese hecho usted con la M-30?

La M-30 había convertido en una división y era un problema que había que abordar. La cuestión es si la forma en la que se ha abordado responde a un modelo de ciudad o simplemente trata de ocultar los problemas que tiene la ciudad para que los ciudadanos no lo vean, aunque muchos lo van a ver porque están en el túnel. Había diferentes propuestas de distintos urbanistas de mucho prestigio. Yo los hubiera sentado, habría hecho una tormenta de ideas con ellos y, antes de someter a los ciudadanos de Madrid al calvario de los últimos años, hubiera sometido el proyecto final a su consideración.

Entonces, ¿hubiera hecho un referéndum sobre las obras de la M-30?

Hubiera hecho un referéndum, sin lugar a dudas.

Si no gana las elecciones, ¿será concejal?

Yo tengo un compromiso con la sociedad, he hecho una oferta para la ciudad y no quiero barajar otro escenario que ganar el gobierno de la ciudad. Cuando haces una oferta electoral, los ciudadanos te responden. Nosotros estamos convencidos de que será positiva y vamos a ganar. Pero, si la respuesta no es positiva, habrá que evaluar cuánto de negativa es. Ahí hay muchos escenarios posibles.

El PSOE hace 20 años que no gobierna la ciudad: ¿Hay que ser derechas para convertirse en alcalde de Madrid?

Espero que no, porque desde luego yo no me considero de derechas.

Un rojo peligroso tampoco es usted...

Tampoco lo soy. Siempre me he considerado una persona progresista y me ha ido muy bien reconociéndolo. Comparto los valores del socialismo y los del liberalismo, y ambos congenian bastante bien.

Se ha agarrado usted al fantasma de Tierno, pero poner patos en el Manzanares ya no vende...

Tierno no es un fantasma, es un recuerdo de una persona muy comprometida por la ciudad que quería Madrid y era muy querido por ella. E hizo más cosas aparte de los patos. Acercó Madrid a los ciudadanos y puso en marcha una gestión democrática que quiero recuperar. Quiero descentralizar Madrid, quiero una gestión donde las Juntas recuperen protagonismo. Y a eso habría que añadir la desburocratización de Madrid. Hay que, primero, recortar los trámites y, segundo, que puedan hacerse por Internet.

¿Sacará los parquímetros de la periferia?

Los parquímetros nunca pueden tener una función recaudatoria. Por tanto, los que contribuyan a mejorar la movilidad, como los del centro, se mantendrán. Y los que no, se quitarán.

Los de Carabanchel, Hortaleza y Fuencarral, ¿contribuyen a mejorar la movilidad?

No quiero entrar en datos concretos sin haber contrastado antes nuestra propuesta con las asociaciones de vecinos. A los madrileños no se les puede abrumar con una catarata de propuestas. Lo que tienen que saber es que todo va a llegar a su tiempo y que todo lo que se promete se va a cumplir, que no va a ser una lista a los Reyes Magos. Lo que pidan a los Reyes se lo traerán o no, pero desde luego lo que le pidan al nuevo alcalde el alcalde lo va a cumplir.

Usted dice que los jóvenes están fuera del foco del gobierno de la ciudad.

Así es. Están completamente marginados. Por tanto, el programa va muy dirigido a ellos y va a abordar los problemas que les impiden participar en la vida activa de la ciudad: el vivienda, ocio, deporte, transporte... Queremos, por ejemplo elevar la edad tope del abono transportes joven. Y conseguir que éste pueda utilizarse indistintamente en Madrid y en Barcelona, con lo que la gente joven se movería más de una ciudad a otra de visita.

¿Qué hará para combatir el deterioro del centro?

Eso requiere un conjunto de políticas. Hay que revertir lo que se ha hecho hasta ahora, porque vamos encaminados a que desaparezcan los cines para reconvertirlos en centros comerciales y eso va a hacer que se pierda vida en el centro de Madrid. También hay que conseguir los propietarios de las 180.000 viviendas vacías que hay en Madrid, muchas de ellas en el centro, las pongan en alquiler.

¿Cómo hará eso sin gravarlas?

Hay que analizar por qué no las ponen en alquiler. Si la prefieren tener vacía es por algo: inseguridad de embargo, desalojos y daños. Y nosotros les vamos a dar seguridad para que saquen sus viviendas al mercado a un precio razonable.

¿Usted ha sido alto ejecutivo de un gran banco. ¿Están bien pagados los políticos en comparación?

El sistema de remuneración de la clase política es el que es y no se puede cambiar. Tenemos un alcalde bastante bien pagado, con un sueldo muy superior al del presidente del Gobierno.

¿Llegará a fin de mes con el sueldo de Gallardón?

Por supuesto.

Díganos algo que haya hecho bien el alcalde.

El proyecto olímpico. Fue una buena apuesta por la ciudad. Quizá a la gestión internacional le faltó habilidad, y probablemente haya influido el abandono de los centros municipales deportivos. Pero, por lo demás, el proyecto olímpico es lo mejor que ha hecho Gallardón.

¿Se juega mucho Zapatero con usted?

Me la juego yo, porque soy al que ha escogido para este puesto. Por tanto, es mi responsabilidad, aunque todos estemos en el mismo barco.

¿Sabe usted cómo le llama la gente?

¿Miguel Sebahostiar? Sí. Me parece ingenioso. Ya veremos lo que pasa al final con los resultados, pero es un mote ingenioso. Me gusta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento