Los vigueses desafían
El momento de la salida, ayer, en el Náutico. (M. Vila)
Con el fin de eliminar los tópicos que marcan a Vigo como una ciudad con cuestas, ayer tuvo lugar la I Subida O Castro, en la que participaron varios atletas vigueses.

La carrera a pie discurrió entre el punto más bajo de la ciudad –el Real Club Náutico– y la cumbre de la ciudad –el castillo de O Castro.

En total, el recorrido supuso un trayecto de 2.500 metros de longitud, 150 metros de altitud y 357 escalones. El objetivo fue lograr que los corredores sintiesen «la ciudad a sus pies».